Energía extremeña sobre el agua

La comunidad de regantes de Mérida promueve la mayor planta fotovoltaica flotante de España, situada en Arroyo de San Serván

Tres trabajadores realizan algunos retoques de mantenimiento sobre la planta fotovoltaica flotante. / Brígido
FERNANDO GASTÓN

La localidad extremeña de Arroyo de San Serván es una referencia a nivel nacional por contar con la mayor planta fotovoltaica sobre agua de toda España. Ocupa cuatro hectáreas y es posible ampliarla una más dentro de un año. De esta forma se consigue un ahorro energético considerable.

Se trata de un innovador sistema con más de 1.600 placas fotovoltaicas colocadas sobre el agua como recurso ante la falta de terreno disponible sobre tierra firme. Calixto Gajardo es el presidente de la Comunidad de Regantes de Mérida, entidad desarrolladora del proyecto. Indica que «es una balsa de recuperación que nos da una utilidad grandísima, porque no tuvimos que comprar terreno y vimos la posibilidad de montarlo sobre agua».

Este proyecto surgió de una idea de la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura, que cuenta con una mesa del regadío en la que se presentan proyectos innovadores con relación a la agricultura. El presidente añade que «hablando con la Administración y acompañándola a diferentes sitios, vimos de forma testimonial que había placas solares que se estaban montando sobre agua. Hablamos con la consejería y redactó un decreto de eficiencia energética».

Arriba, sala en la que se encuentran los motores de la planta. Abajo a la izquierda, los responsables del proyecto, junto a la fotovoltaica, y a la derecha, el técnico Eusebio del Corral ante el panel que muestra el funcionamiento. / Brígido

La primera fase estará implantada a mediados del presente mes y empezará a producir energía en el momento culmen de la campaña. Tendrá un ahorro eficiente del 17% en la zona regable y en la segunda fase ya proyectada habrá menos inversión. Aumentará ese ahorro en alrededor del 25% en cada fase posterior. El objetivo es finalizar las cuatro fases proyectadas con el paso del tiempo, lo que aumentará la intensidad y la cantidad de ahorro y autogestión, «que es lo que al final vale». Actualmente la energía tiene un precio de 50.000 euros anuales. «Hemos convertido un coste variable que no sabíamos cuánto iba a ser dentro de diez años, y lo vamos a tener constante. Una vez que ya está hecha la inversión el coste se minimiza».

Colaboración

Francisco Sánchez, vicepresidente de la Comunidad de Regantes de Mérida, afirma que «una obra de estas características requiere de fondos y se ha llevado a cabo cuando la Administración ha determinado que tenía una manera de poder colaborar». Actualmente la comunidad emeritense tiene el convenio de gestión por 75 años. «La Administración nos encomienda la autogestión del bombeo», explica Sánchez.

«Esta balsa de recuperación sobre el agua nos da una utilidad grandísima» Calixto Gajardo, Pte. de la comunidad de regantes

«La obra se ha llevado a cabo cuando la Administración ha podido colaborar» Francisco Sánchez, Vte. de la comunidad de regantes

La empresa TXT Ingeniería, cuyo administrador es Ramón Solas de la Cruz, ha realizado el proyecto de la instalación. Gracias al mismo han surgido otros como la colocación de una fotovoltaica en Panamá, donde llevan trabajando cuatro años. El proyecto en Arroyo de San Serván se ha realizado «fundamentalmente con una ayuda de la Consejería de Agricultura, unos 600.000 euros para la instalación financiados con fondos de la Unión Europea», cuenta.

Para Solas de la Cruz es un proyecto que «representa un hito importante, ya que es uno de los más grandes en España, y el mayor en aislado y en campos flotantes. Nos da una experiencia y conocimientos que tienen pocos sitios a día de hoy».