?

MOVISTAR

Cómo combatir la violencia de género digital

La campaña #ControlarNoEsAmar de Movistar alerta sobre comportamientos de cibercontrol a través del móvil e internet y ofrece las claves para atajar esta realidad

Ana Belén Madrid

Compartir

Censurar las fotos que cuelgas en las redes sociales; mandarte mensajes insultantes; demandar selfies o tu ubicación para fiscalizar cómo vistes, dónde y con quién estás; exigir respuesta inmediata; pedir ver conversaciones privadas; opinar sobre tus contactos y criticar si deben serlo; suplantar tu identidad en redes sociales; amenazarte con publicar fotografías o vídeos personales… Eso no es amor. Se trata de conductas impropias de una relación de pareja saludable y tiene nombre: cibercontrol y acoso digital.

Podría parecer una exageración, pero es un problema real y creciente. Un 38,3% de mujeres de entre 16 y 24 años ha sufrido violencia psicológica de control por parte de su pareja. La nueva variable de esa ecuación enfermiza es que, ahora, el mando se ejerce a través del móvil e internet. Según datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, más del 25% de las chicas en España reconocen haber sufrido algún caso de control abusivo por esta vía.

#ControlarNoEsAmar, la nueva iniciativa en redes sociales de Movistar, busca alertar sobre esta realidad. La campaña –protagonizada por empleados de Telefónica– retrata las conductas habituales de los jóvenes en redes sociales y cómo simulan situaciones de felicidad que, en muchas ocasiones, ocultan relaciones tóxicas no exentas de abusos y celos cimentados precisamente en un mal empleo de la tecnología. La multinacional de telecomunicaciones se suma así al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebrará el próximo 25 de noviembre y con motivo del cual iluminará su emblemático edificio de Gran Vía 28 en color morado.

Un 38,3% de mujeres de entre 16 y 24 años ha sufrido violencia psicológica de control en su relación y más del 25% reconoce haberlo padecido a través de la tecnología.

“La violencia digital puede hacernos olvidar los efectos positivos de estar conectados. El móvil y las redes sociales en sí mismas no son ni buenas ni malas. Son un instrumento al servicio de quien los usa. De hecho, además de ayudar a mantener relaciones a distancia, compartir momentos, inmortalizar recuerdos, pedir auxilio en caso de urgencia… en la era del #Metoo resultan claves para empoderar a la mujer y avanzar en igualdad”, explican desde Movistar. Desde 2012, la empresa forma parte de la iniciativa Empresas por una sociedad libre de violencia de género, con la que el Gobierno busca aprovechar el potencial de las compañías como agentes de concienciación social.

La acción de sensibilización #ControlarNoEsAmar se apoya en www.dialogando.com.es. La web de Telefónica –dirigida a familias, profesores y a los propios menores– ofrece los  recursos necesarios para prevenir, detectar y actuar en una situación de riesgo. Para ello han contado con la colaboración de Mar Castro, pionera en investigación y difusión de NETiqueta en España; la psicóloga Mónica Manrique; Jorge Flores, fundador y director de Pantallas Amigas; o Pilar Moreno Sastre, vocal asesora de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

Según indica el informe Voces Tras los Datos. Una mirada cualitativa a la violencia de género en adolescentes, el control a través de las redes sociales es el primer escalón hacia el maltrato. Al acoso digital, en la escalera cíclica de la violencia planteada por el estudio realizado por Carmen Ruiz Repullo, le siguen el aislamiento, el chantaje y la culpabilización, las agresiones sexuales bajo falso consentimiento, las humillaciones y la intimidación. Conductas que terminan en violencia física severa. 

#ControlarNoEsAmar es la nueva iniciativa en redes sociales de Movistar que busca alertar sobre la violencia de género digital.

De ahí la importancia de estar atentos a las primeras señales. Algunos síntomas en las mujeres víctimas de maltrato son mostrarse temerosas, tristes, con un estado de ansiedad o angustia continuado, desmotivadas, con la autoestima baja o falta de cuidado personal. La incógnita es cómo atajar este tipo de abuso velado. Según explica la experta Mar Castro, “la prevención de la violencia de género demanda: una adecuada gestión emocional de los celos; la concepción positiva de la libertad de la pareja; potenciar la sensibilización y el fomento de la igualdad; desterrar creencias erróneas en forma de estereotipos; construir mensajes alternativos con nuevos modelos de relación –que refuercen el trato igualitario, la reflexión y la actitud crítica–; y potenciar un uso igualitario y responsable de las redes sociales”.

Pero no siempre es fácil. Los jóvenes están trasladando actitudes de control al móvil y las redes sociales convirtiéndolas en un instrumento más para ejercer el maltrato psicológico o emocional. La campaña de Movistar busca revertir esta situación. “Las nuevas tecnologías pueden ser un gran aliado en la lucha contra la violencia de género desde edades muy tempranas. Nuestros adolescentes pasan gran cantidad conectados a internet, así que si queremos llegar a ellos, tendremos que ser capaces de aprovechar este medio con tantísimo potencial para la educación, la prevención y la sensibilización”, explica Mónica Manrique, editora del blog Padres en Apuros. Para trabajar en esa línea, además de Libres –la app del Ministerio de Igualdad–, Manrique recomienda conocer las aplicaciones Pillada por ti, SMS Amor 3.0 ¡Actualízate!, Enrédate sin machismo y Relación sana.

En caso de padecer esta situación, hay que pedir ayuda a familiares y amistades de confianza, llamar al 016 –ANAR (900 20 20 10), para menores– y no culpabilizarse.

¿Cómo hacer cuando no se ha podido evitar y se detecta una situación de este tipo? Si es en primera persona, la campaña recomienda descargarse la app Libres que incluye una guía de ayuda y un test con el que los adolescentes pueden comprobar si son libres en sus relaciones. Además, es necesario explicar lo vivido y pedir ayuda a familiares y amistades de confianza. También se puede llamar al 016 –ANAR (900 20 20 10), en el caso de menores de edad–. Y, sobre todo, no culpabilizarse.

Si empezamos a observar algunos indicios de un uso excesivamente abusivo por parte de nuestros hijos de sus dispositivos tecnológicos, podemos proponer pautas en familia como hacer una dieta móvil. Es algo tan sencillo como establecer unos horarios, lugares y tipos de usos de cumplimiento estricto. Por ejemplo, en determinadas horas, la tableta y el ordenador solo se utilizan con el fin de consultar información para estudiar; el lugar para conectarse a internet y conversar online con los amigos ha de ser un espacio común, como el salón; y durante la cenar el móvil se queda encima de la mesa y boca abajo. Además, si en esta ‘operación bikini tecnológica’ se implican niños y adultos (porque la mejor forma de enseñar es predicar con el ejemplo), no solo conseguiremos motivarles sino también ganar tiempo de calidad para disfrutar en familia.

016, el teléfono contra el maltrato

Pero la acción impulsada por Movistar no sólo está dirigida a las víctimas. También anima a cualquiera que presencie este tipo de comportamientos a implicarse y alertar. En ese caso es recomendable no presionar a quien creemos que está padeciendo el acoso. Tratar de comprender a la persona sin juzgarla, ofrecerle apoyo y ayuda hablando de sus sentimientos e insistiendo en la oportunidad de empezar a vivir sin miedo y concienciarla sobre la importancia del uso de métodos de aviso de emergencia vía smartphone, como las llamadas telefónicas al teléfono 016 o el de atención de víctimas de malos tratos. Y si la duda queda despejada al escuchar o presenciar un acto de violencia de género llamar siempre al 112 indicando el lugar de los hechos para que la Policía acuda.

La campaña #ControlarNoEsAmar forma parte del compromiso de la operadora con el bienestar digital, promoviendo que las nuevas tecnologías se utilicen para mejorar y ayudar en la vida de las personas. En línea con esto, Movistar ha realizado recientemente campañas de visibilidad, como Love Story, sobre la suplantación de identidad en la Red; Dominó, sobre la importancia de frenar el ciberacoso; #StopViolenciaEnRedes, sobre el respeto en el deporte, y 10 pasos para la tolerancia en Internet, en los que aboga por una red tolerante y abierta a todos. 

RCS / RESPONSABILIDAD / COMPROMISO / EMPRESAS

CON PRÓPOSITO

Es un proyecto que propone un recorrido por las iniciativas de responsabilidad social corporativa de las empresas españolas. Qué hacen, por qué lo hacen y cómo lo hacen… y el modo en el que estas políticas influyen en nuestro modo de vida.

Hay tantas políticas de RSC como empresas y cada una de ellas elige el entorno en el que focalizar sus esfuerzos. La sostenibilidad y la promoción de la igualdad son los ámbitos en los que las empresas españolas suman más iniciativas, junto con la lucha contra la pobreza.

A este tipo de proyectos se suma con fuerza la Economía Circular, que ha perdido ya la etiqueta de moda pasajera para convertirse en una apuesta de futuro de las grandes empresas españolas. Cada vez son más las que reman en esta dirección, en un movimiento global que abraza cada vez un mayor número de ciudadanos. Responsabilidad en el consumo, prudencia en el uso de recursos naturales, reutilización de los residuos generados por la actividad empresarial… En definitiva, responsabilidad en la cadena de producción y en el consumo.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Movistar. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.