«De Villanueva y del San José no me llevo nada y me lo llevo todo»

Raúl Aguado, en el despacho de dirección. :: f. h./
Raúl Aguado, en el despacho de dirección. :: f. h.

Tras 21 años de docencia en el instituto villanovense, se marcha a Torrelavega

FRAN HORRILLOVILLANUEVA DE LA SERENA.

Raúl Aguado García es un segoviano de nacimiento, pero que a sus 52 años se puede considerar ya 'hijo adoptivo' de Villanueva de la Serena. Trabajó como profesor universitario en Camerún, donde además dirigió el Instituto Cervantes, que hubo allí a principios de los 90, y después ha sido profesor de lengua castellana y literatura en institutos de Madrid y sobre todo de Extremadura, donde ha ejercido los últimos 25 años, 21 de ellos en el IES San José de Villanueva. Ahora abandona su querido instituto, de donde era director, de ahí que la comunidad educativa le rindiera días atrás un caluroso homenaje.

-Tras 21 años de docencia en el San José, ¿por qué se marcha?

-No hay nada en concreto, quizás el deseo de emprender un nuevo proyecto vital y profesional. Siento que es un buen momento para 'resetearme', reencontrarme y vivir un tiempo propio y nuevas experiencias.

-¿Por qué a Torrelavega?

-Soy un enamorado de la naturaleza y me encanta la montaña. En Extremadura he tenido la oportunidad de recorrer sus maravillosos ecosistemas y ahora quiero estar cerca de un sitio donde pueda tener a mano bosques y montañas. Torrelavega creo que ofrece la oportunidad de una vida de ciudad pequeña pero con el encanto de tener el mar y la montaña muy cerca, además de Santander. A eso se une poder vivir ahora en un clima más lluvioso, algo que también me atrae.

-Días atrás la comunidad educativa le rendía un homenaje. ¿Cuáles son sus sensaciones?

-Me resulta difícil explicar lo que he sentido y siento. Que te reconozcan del modo en que lo ha hecho el San José por haber tratado de hacer mi trabajo del mejor modo que sé es algo maravilloso. He sentido muchísimo cariño, y muy sincero, de muchísimos alumnos, padres y particularmente de compañeros con los que a lo largo de estos años, en las tareas de equipo directivo junto a la inolvidable Charo y otros muchos, hemos intentado hacer del San José un centro de referencia para formar a los chicos para los retos del siglo XXI. Si me iba de Villanueva y de Extremadura dejando aquí buena parte de mi vida, ahora me voy llevándome el mejor regalo posible: el cariño de muchísimos amigos, un cariño que han querido demostrarme de manera pública. ¡Me voy con la mejor maleta!

-¿Qué se lleva de Villanueva de la Serena y del San José?

-No sé si soy capaz de contestar. Después de más de 20 años no me llevo nada y me lo llevo todo. Lo que soy profesionalmente, lo soy por el San José, lo que soy personalmente, lo soy por el San José y por Villanueva. Por eso digo que no me llevo nada, porque soy y me siento de aquí, y me llevo todo porque donde vaya haré patria de Villanueva y mi próximo instituto lo compararé constantemente con el San José.

-Y cuándo llegue mediados de octubre y no escuche el canto de las grullas ¿qué sentirá?

-Aunque parezca mentira, va a ser una de las cosas que más voy a echar de menos. En estos años aquí he disfrutado muchísimo de la naturaleza extremeña y particularmente del ciclo que marcan las grullas. Oírlas en octubre, verlas llegar por Torviscal, Palazuelo, verlas posarse en los arrozales ha sido para mí un ritual que no sé cómo voy a poder sustituir. La verdad. Creo que ese momento va a ser de enorme añoranza de Extremadura.

-Durante varios años, residiendo en Villanueva, fue presidente nacional de Medicus Mundi. ¿Sigue igual de comprometido con esta oenegé y con los fines sociales?

-No estoy en el nivel de compromiso que tuve durante más de 15 años. Actualmente colaboro en tareas puntuales, como planificación estratégica, en códigos de conducta, en políticas de cooperación, pero personalmente sigo absolutamente comprometido con el deseo de contribuir a un mundo más justo. Los años de cooperación fueron una experiencia muy enriquecedora que, además, me permitieron 'lucir' el nombre de Villanueva y de Extremadura por todo el país.