Trajes antiguos de Villanueva con proyección nacional

Eduardo Acero, dando los últimos retoques a sus trajes de novia de la colección Trajearte en Soria. :: e. a./
Eduardo Acero, dando los últimos retoques a sus trajes de novia de la colección Trajearte en Soria. :: e. a.

Treinta vestidos de boda desde 1840 a 1999, de la colección Trajearte de Villanueva, se exponen desde ayer en el Museo Provincial del Traje de Soria

FRAN HORRILLO VILLANUEVA DE LA SERENA.

En la jornada de ayer sábado se inauguraba en el Museo Provincial del Traje de Soria la exposición 'A la gala de la buena novia'. En ella el visitante podrá disfrutar de los 30 trajes de novia que la colección Trajearte, con sede en Villanueva de la Serena, aporta a dicha muestra. Desde 1840 a 1999, la evolución de la moda del vestido nupcial llena el palacio de los Hurtado Mendoza en la plaza Mayor de Morón de Almazán.

Es la segunda vez que Trajearte Colección expone en este palacio renacentista soriano parte de su colección. En el año 2016 la exquisita selección de los fondos presentada, hacía un recorrido por la vestimenta histórica desde 1790 hasta 1920. La exposición, que llevaba por título 'Un paseo por la gran moda', estuvo abierta durante seis meses.

Esta nueva exposición que se abrió ayer permanecerá abierta al público hasta el mes de diciembre. Los vestidos de novia que Trajearte expone en Soria muestran la evolución del traje nupcial femenino desde 1840 a 1999. Los que corresponden al periodo de 1840 a 1920 pertenecieron a mujeres urbanas de una clase social elevada que distaba mucho los vestir los trajes tradicionales con los que se casaban las mujeres de los núcleos rurales. A partir de los años 20 los trajes populares van desapareciendo del uso habitual y para casarse. Es entonces cuando las novias empiezan a vestir para su gran día «a la moda» de su tiempo, con independencia de su estatus.

«Contemplar ropa antigua resulta muy atractivo, porque no deja de ser sorprendente»

Trajearte es una colección privada de indumentaria histórica y popular desde el siglo XVIII al siglo XX, así como de sus complementos. El germen de esta colección comenzó a finales de 1980 cuando Eduardo Acero inició los primeros trabajos de investigación y recopilación de indumentaria popular y con ellos las primeras exposiciones por Extremadura.

Años después, el interés por las antiguas formas de vestir se fue extendiendo al estudio, conservación y difusión de la indumentaria histórica, haciendo de esta colección una de las más importantes de España.

Y es que, además de esta doble incursión por tierras sorianas, en 2015 en el Palacio Fernán Nuñez de Madrid estuvieron expuestos diez trajes de la colección. Y en diciembre pasado se cedió al Museo Histórico de Villafranca de los Barros la pieza del mes: un vestido de noche de 1912. Mientras, los asesoramientos a compañías de teatro sobre vestimentas históricas para sus obras son muy frecuentes. Datos que certifican la proyección nacional de Trajearte.

Muestras temáticas

Precisamente, para velar por la conservación y difusión de esta indumentaria, se creó en 2012 la Asociación Cultural Trajearte. Desde entonces y gracias al convenio firmado entre la Asociación y el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, en el Palacio Consistorial La Jabonera se han mostrado diversas exposiciones monográficas de variadas temáticas y diferentes periodos.

Así, las exposiciones que ha presentado desde el 2011 Trajearte en La Jabonera han permitido mostrar parte de los fondos de la colección mediante muestras temáticas. En 'Trajes a la española' se veía la influencia de la moda castiza y popular del país en la moda burguesa. 'La moda entre renglones' enseñó modelos similares a los descritos por Felipe Trigo en sus novelas. Con 'Moda Titanic', coincidiendo con el centenario del hundimiento del barco, el público pudo disfrutar de la moda más exquisita de aquel momento, la que vestía la alta sociedad que viajaba en primera clase. 'Citas en palacio' fue un paseo por los salones de la alta sociedad y sus trajes de etiqueta. 'Novias en blanco y negro' reveló que hubo un tiempo en el que las novias también vestían de negro para casarse y no por gusto pero sí por moda. 'Trajes con arte' se centró en vestimentas admirables por sus trabajos artísticos y artesanales de gran belleza. 'De cine' fue otra colección que mostró al público trajes originales de diferentes periodos en los que se ambientaban películas míticas como 'Lo que el viento se llevó', 'Casablanca', 'Desayuno con diamantes', 'Mary Popins', etcétera.

Algunos vestidos de Trajearte también han visitado ya Madrid o Villafranca de los Barros

Eduardo Acero, auténtico 'alma mater' de Trajearte, admite que «contemplar indumentaria antigua resulta muy atractivo a todo tipo de público porque no deja de ser sorprendente tener delante piezas que fueron testigos de reuniones, conversaciones y acontecimientos de todo tipo, desde 1750». Además, reconoce que las piezas que ha ido consiguiendo han ido ganando en consideración por su belleza, ya que «su finalidad es el disfrute del público y ese objetivo se cumple, sin duda».

De hecho, Acero asegura que en el libro de visitas se leen dedicatorias emotivas y de gente muy agradecida y entusiasta, visitantes de muchos puntos de Extremadura y de España. Y es que, como recuerda, hay que tener en cuenta que aparte del Museo del Traje de Madrid y el de Barcelona, no existe en España ninguna otra ciudad con una sala donde se exhiban trajes históricos de los tres últimos siglos.