Un jurado popular juzga este lunes al acusado de matar a un hombre de Villanueva en 2016

Minas de Río Tinto, donde abandonó el coche con el cuerpo./HOY
Minas de Río Tinto, donde abandonó el coche con el cuerpo. / HOY

El fallecido estuvo un mes en el maletero de su coche hasta que fue descubierto en Huelva

EFE

Un jurado popular enjuiciará desde este lunes al hombre acusado de asesinar al que era su socio en el cultivo de marihuana, un vecino de Villanueva de la Serena, y que se enfrenta a una petición de 18 años de cárcel por golpear y dispararle seis veces en Granada antes de abandonarlo en el maletero de un coche en Río Tinto (Huelva).

La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge desde este lunes y hasta el 3 de mayo el juicio contra Abel M.M., que según la Fiscalía era amigo desde la infancia de la víctima, con la que además compartía un negocio de cultivo de marihuana en una nave del polígono industrial Los Álamos, en Atarfe (Granada).

Según el escrito provisional de acusación del Ministerio Público, la amistad del acusado y su víctima se había degradado en los meses previos a los hechos porque el procesado discrepaba sobre el reparto de beneficios de la venta de droga impuesto por la víctima.

En este contexto, la víctima decidió visitar la nave industrial dedicada al cultivo de droga el 6 de abril de 2016, se lo comunicó a Abel y emprendió viaje desde su domicilio, en Villanueva de la Serena.

El acusado le esperó escondido junto a la puerta de entrada y con «inequívoca intención» de causarle la muerte, según la Fiscalía, le puso una bolsa de plástico en la cabeza y le golpeó con la parte trasera de un revolver y con otro objeto contundente hasta dejar a su socio aturdido.

La víctima logró llegar a otra sala en la que recibió al menos seis disparos en la cabeza y el cuerpo que le causaron la muerte.

Sobre las 16.00 horas de ese día, el acusado llamó a José D.S. y Eric José C.D., amigos y socios, y les pidió ayuda para eliminar las pruebas del asesinato, para lo que cortaron las plantas de marihuana, desmontaron la infraestructura del cultivo y picaron el suelo de hormigón lleno de sangre que trasladaron lejos de la nave.

Además, el acusado solo o con ayuda de terceros no identificados trasladó el vehículo de la víctima y lo abandonó en Río Tinto (Huelva), un destino elegido para simular que el fallecido volvía a su domicilio.

Dejó allí el coche con la víctima en el maletero, un vehículo que encontró la policía en mayo de ese mismo año.

La Fiscalía ha calificado los hechos como un delito de asesinato con alevosía por el que solicita una condena a 18 años de cárcel para el principal acusado.

Ha sumado otro delito de encubrimiento de asesinato, por el que ha solicitado tres años de prisión para los otros dos procesados que serán juzgados desde este lunes con la fórmula del jurado popular.