Gallardo: «Villanueva tiene problemas con su comercio tradicional»

El alcalde dirigiéndose ayer a los empresarios en el desayuno. / F. H.
El alcalde dirigiéndose ayer a los empresarios en el desayuno. / F. H.

FRAN HORRILLO

«Villanueva tiene problemas con su comercio tradicional». Así lo admitió ayer el alcalde villanovense, Miguel Ángel Gallardo, en el transcurso del desayuno que mantuvo en el hotel Al Jardín con empresarios, comerciantes y emprendedores de la ciudad.

Un encuentro, en el que el primer edil reflexionó sobre asuntos en materia comercial, industrial y empresarial, al tiempo que avanzó las líneas inversoras del próximo presupuesto municipal que se prevé aprobar el lunes, así como otras actuaciones que afectan a la localidad y que contarán con inversión externa por parte de la Junta o la Diputación.

El primer edil ha reconocido que la localidad villanovense «se ha convertido en referencia en el comercio de mediana superficie para tres comarcas, sin embargo seguimos teniendo problemas en el comercio tradicional y en el centro».

Una situación que achaca, por un lado, a que compiten «con un espacio comercial muy fuerte y muy potente en la ciudad vecina, que cuando accedimos al Gobierno ya había logrado atraer a gran parte de las marcas de referencia en el ámbito nacional del mundo del textil». Por otro lado, señala que el comercio «debe tener capacidad para reinventarse y debe adaptarse a las nuevas tecnologías» para tratar de combatir al comercio on-line, que es otra de las amenazas hoy en día.

Imagen en positivo

Por esta razón, como afirma el alcalde, «entre todos debemos reflexionar y ver qué podemos hacer para invertir esta tendencia, porque nuestra ciudad tiene una imagen en positivo y eso hemos de aprovecharlo». Eso sí, señaló, en alusión al PP, que «no ayuda el que haya partidos políticos que se dediquen a contar los locales vacíos que hay en el comercio y se hable mal de lo que uno tiene, porque esa mala publicidad no nos beneficia».

El alcalde ha avanzado que de cara al próximo año, se contempla en los presupuestos la mejora de las calles Gabriel y Galán, Espronceda y López de Ayala, dentro de las actuaciones de urbanismo comercial y con cargo a los fondos europeos. Además, ha reconocido que la calle Ramón y Cajal necesita «una vuelta», que prevén acometer la próxima legislatura como una de las prioridades, mientras que el proyecto de reforma de la avenida de Chile está a punto de finalizar su redacción y podría iniciarse en el segundo semestre del 2019.

También se presupuestarán 2,2 millones de euros para la ejecución del primero de los seis polígonos industriales que se harán en la carretera de Guadalupe; cuya obra de desdoblamiento se reanudará en breve y cuya segunda fase hasta el Torruco ha contemplado la Junta para el 2019 y que prácticamente arrancará cuando acabe la primera fase.