Los empresarios villanovenses recogen sus frutos en el ecuador del año

Ganadores y finalistas de la duodécima gala de los autónomos y empresarios villanovenses, con las autoridades. :: fran h./
Ganadores y finalistas de la duodécima gala de los autónomos y empresarios villanovenses, con las autoridades. :: fran h.

Muebles Capita, Isidoro Tena, Floristería Vanesa y los hermanos Quintana Carmona, premiados en la XII Gala del Autónomo

FRAN HORRILLO

En el ecuador del año, los autónomos y empresarios villanovenses volvieron a hacer en la noche del viernes un parón en su actividad diaria para darse una fiesta de homenaje, compartir impresiones y juntos tratar de aunar esfuerzos ante el panorama poco alentador que se presenta en algunos sectores, como pueda ser el comercio tradicional. De hecho, pocos de los que integran el tejido empresarial de la localidad faltaron a la Gala del Autónomo y la Empresa villanovense que organizaba OPA-APAC en su duodécima edición y que se celebró en el restaurante Casablanca.

Una gala que se ha ido consolidando y que anualmente sirve para premiar el trabajo callado que este colectivo desarrolla y que, a su vez, es vital de cara a seguir reflotando la economía local y nacional. Por eso, no es de extrañar que en más de alguna alocución de los premiados, éstos señalaran a todos los empresarios presentes como ganadores, por ser capaces de seguir abriendo a diario la puerta de sus negocios pese a los tiempos de tempestad.

El momento más esperado de la cita llegó al final, cuando se fueron dando a conocer los ganadores y finalistas en cada una de las categorías establecidas.

En la categoría de mejor empresa, se impuso Carpintería y Muebles Capita. El primer finalista fue Agencia de Seguros Chamizo, cuyo gerente, Ángel Chamizo, glosó una entrañable reseña sobre los orígenes de su empresa, ensalzando la figura de sus padres como piedras angulares. Mientras que el segundo finalista fue Estación de Servicio Álvarez Cienfuegos.

En la categoría de mejor autónomo, el premio fue para los hermanos Francisco y Óscar Quintana Carmona, de la discoteca Dinosaurio y que dedicaron el galardón a su familia. Primer finalista fue la esteticista Noelia García Gil y tercer finalista el constructor Antonio Jiménez.

En cuanto a la modalidad mejor comercio tradicional o empresa de servicio, el premio se lo llevó Floristería Vanesa. Su dueña, emocionada, puso en valor la formación a la que no ha renunciado, para ser mejorando este negocio que arrastra 39 años de historia. Segundo finalista fue Supermercado Covirán y tercer finalista Joyería Nefer.

Por último, en cuanto al mejor joven emprendedor, el premio recayó en Isidoro Tena, que además de ser portero aficionado, militando en la actualidad en el CF Campanario, lleva las riendas de una prestigiosa clínica dental. El premio de segundo finalista recayó en Café Bar La Plaza y el tercer finalista fue Cristofer Muñoz, de Frutas Calderón.

Por último, José María Gil y Paco Gálvez, recibieron un reconocimiento por su jubilación tras cerrar su emblemática tienda Viser.