El Consistorio de Villanueva y Cs discrepan sobre la peligrosidad de un depósito de escombros cerca de un colegio

Zona donde se encuentran los restos de obras. :: S. G./
Zona donde se encuentran los restos de obras. :: S. G.

Se trata de la explanada junto al Cervantes, donde se acumulan restos de las obras del barrio de El Pilar

SOLEDAD GÓMEZ

El Ayuntamiento de Villanueva de la Serena ha salido al paso de la denuncia hecha por la portavoz del grupo municipal Ciudadanos, Cristina Menea, en relación a la acumulación de escombros en una explanada próxima al colegio público Cervantes. La concejal de la formación naranja destaca el malestar entre los vecinos de la zona por las molestias que causa, ya que asegura que nunca que se ha llegado a limpiar del todo y a los escombros existentes se han ido sumando otros nuevos lo que -dicen- puede dar lugar a serios problemas. Menea registraba esta semana en el ayuntamiento una solicitud pidiendo que se pongan los medios necesarios para acabar con esta práctica y para eliminar los vertidos existentes, evitando así, dice, que con el paso del tiempo la zona se convierta en una escombrera ilegal.

Al respecto, desde el Consistorio aseguran que Ciudadanos miente al denunciar una situación que «no existe tal y como lo señala en su denuncia pública, ya que no es una escombrera», dicen. El Gobierno local asegura que se trata de una parcela municipal en la que se están depositando bordillos, baldosas y otro material de las obras que se están ejecutando en el barrio de El Pilar.

Problema sanitario

Asimismo, ambas partes mantienen discrepancias acerca de los efectos que pueden causar los restos, ya que Ciudadanos considera que puede llegar a ser un «foco insalubre de ratas, cucarachas e infecciones» y, ha remarcado «las partículas finas de polvo, compuestos orgánicos volátiles y metales pesados, pueden acabar convirtiéndose en una problemática sanitaria, pudiendo provocar asma e hiperactividad bronquial».

Sin embargo, el Ayuntamiento villanovense asegura que «en ningún caso se trata de residuos tóxicos ni peligrosos para la salud de los ciudadanos». Añaden desde el equipo de gobierno que son restos que se recogen con una periodicidad de entre ocho y diez días y se llevan al centro autorizado para su tratamiento. Esta zona continuará habilitada para ello hasta finalizar las obras, ya ejecutadas al 80 por ciento, informa.