El Ayuntamiento de Villanueva exige a Agryga desalojar su sede en un mes

El presidente de Agryga, de espaldas, junto a un tractor. :: f. h./
El presidente de Agryga, de espaldas, junto a un tractor. :: f. h.

La asociación de agricultores ha mostrado su sorpresa por la decisión, aunque espera resolver el contratiempo que les deja sin local

FRAN HORRILLO

El Ayuntamiento de Villanueva de la Serena remitió este pasado miércoles 12 un escrito a la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Villanueva de la Serena (Agryga) instando a este colectivo a que desaloje su actual sede situada en el centro cívico de la Plaza de España.

Esta sede la ocupaba Agryga desde el año 2010, después de que el Consistorio cediera al colectivo este espacio toda vez que ésta, junto con UPA, tuvieran que abandonar las dependencias de la Cámara Agraria de la calle Carrera, donde atendían, debido a su estado ruinoso.

En este escrito, la administración municipal comunica a Agryga la decisión «irrevocable» del Ayuntamiento de dar por finalizada la cesión gratuita del local «toda vez que se hace necesario para esta entidad a los efectos de destinarlo a servicios administrativos».

El Consistorio requiere a Agryga a que proceda a desocupar el local y entregarlo en un plazo no superior a un mes, periodo que se estima «más que suficiente» para que el colectivo disponga de nueva sede.

En el escrito se advierte que si llegado el 11 de julio no se ha hecho entrega del local, «se instará sin dilación alguna la acción de desahucio por precario, lo que implicará tener que atender además los gastos de abogado y procurador, al ser necesaria su intervención en estos procesos, e inclusive a una eventual indemnización por daños y perjuicios.

En una nota posterior el Ayuntamiento reconocía que la carta emitida «es dura». No obstante, la institución municipal señala que se ha visto «en la obligación de poner en manos de los servicios jurídicos este asunto ante la necesidad de ocupar el espacio del centro cívico, para destinarlo al servicio de contratación».

El presidente de Agryga, Herminio Íñiguez, apunta que el escrito ha supuesto una «sorpresa desagradable, que nos tomamos como un desprecio más hacia los agricultores y que en nuestro pueblo nos desalojen, no nos ha gustado».

Íñiguez, no obstante, llama a la tranquilidad, ya que el jueves mantuvo una reunión informal con el alcalde: «Estuvimos hablando más de una hora, con un tono muy amable. El alcalde se comprometió a darnos un local digno y nosotros, que representamos 14.000 hectáreas de producción y somos el motor de Villanueva, nos hemos comprometido a colaborar en todo lo que sea necesario».