La Aurora regresa a su ermita para presidir el Día de la Jira

La Virgen, por las calles de la localidad camino de su ermita. :: f. h./
La Virgen, por las calles de la localidad camino de su ermita. :: f. h.

FRAN HORRILLO

El parque de la ermita de la Aurora de Villanueva de la Serena se llenó ayer de vecinos y visitantes para vivir un año más una agradable jornada campestre a la que acompañó también del sol en buena parta de la jornada. Una tradición campestre con mucho peso que se celebra en Villanueva y en la comarca, pero que en los últimos tiempos se ha ido solapando con otra más nueva: antes de la romería, acompañar hasta su ermita a la Virgen de la Aurora, que el domingo, junto con el Resucitado, protagonizó 'La Carrerita'.

Pasadas las 09.00 horas salió de la parroquia, portada de nuevo por algunos de los hermanos que la 'corrieron' el domingo. En la iglesia, los hermanos y el coro de la hermandad la despidieron cantando. Como siempre, cumplió con su parada obligada en la residencia de mayores de San Francisco y posterior despedida en la parroquia de San Francisco, con reparto de dulces. Una vez que salió de la población, la imagen enfiló el camino de Pontezuela, desde donde llegó a su ermita ya en un remolque. Vistió traje blanco para el camino.

Ya en la ermita se ofició una misa y todo el día el templo acogió un goteo incesante de fieles, muchos de los cuales aprovecharon para tocar la campana. En los alrededores de la ermita, los romeros disfrutaron del día de campo.

La Aurora permanecerá en su ermita hasta el año que viene, que regrese en el último sábado de enero con motivo de la festividad de Las Candelas. El paraje de la Aurora no fue el único que se llenó ayer para pasar este tradicional 'Día de la Jira'. También presentaron un gran aspecto Los Remedios en Magacela, la Antigua en La Haba, Las Cruces en Don Benito, Santa María en La Coronada y, como no, Piedraescrita en Campanario.