Villanueva inaugura su campo para socializar el golf

Campillo durante la inauguración ayer del campo de golf. :: f. h./
Campillo durante la inauguración ayer del campo de golf. :: f. h.

El jugador profesional extremeño, Jorge Campillo, hizo de maestro de ceremonias y con algunos golpes estrenó el campo

FRAN HORRILLO

Tras dos años de negociaciones y gestiones, Villanueva de la Serena y la comarca ya pueden disfrutar del campo de golf Quinto Coto. Un campo que surge con la intención de socializar este deporte y de crear valor añadido y riqueza, como coincidieron en señalar ayer en sus discursos de inauguración tanto el presidente regional, José Antonio Monago, como el alcalde villanovense, Miguel Ángel Gallardo.

Se trata del octavo campo de golf de Extremadura, junto con el Norba Golf de Cáceres, el de la Isla de Valdecañas, el Talayuela Golf, el Golf del Guadiana de Badajoz, el Parraluz en Santibañez el Alto, el Don Tello en Mérida y el Galisteo Golf.

El jugador profesional extremeño de golf, Jorge Campillo, fue el encargado de estrenarlo, con varios golpes magistrales con diversos palos. En este caso, el cacereño manifestaba que «aunque no he tenido oportunidad de jugarlo, a simple vista tiene buena pinta y es divertido».

También se atrevió a coger un palo de golf e colaborar en la inauguración con un golpe simbólico, el baloncestista villanovense más internacional, José Manuel Calderón, que quiso estar presente en Quinto Coto.

Dispone de 9 hoyos cortos de golf y se ubica en un entorno privilegiado, en pleno centro medioambiental 'José Luis Pérez Chiscano', donde también hay un campo de prácticas de lanzamiento, y en pleno «corazón de la agroindustria de Extremadura, entre campos de frutales de hueso y olivares, en un entorno único», como destacó el propio Monago. Un hecho que, según el presidente, pone de manifiesto que «un campo de golf es un elemento perfectamente integrable en el medio ambiente y al contrario de lo que se pueda pensar, no tiene impacto negativo en el mismo».

Monago valoró el hecho de que este campo se «integre a la perfección» en la estrategia turística regional como «eje básico» para el desarrollo de la región.

El presidente extremeño resaltó que estas nuevas instalaciones trascienden el ámbito local y comarcal, para convertirse en unas instalaciones «de toda Extremadura», al tiempo que animó a desterrar el tópico de que el golf «es un deporte de pijos», porque ya no se limita a clubes privados. Prueba de ello es que en los últimos 25 años Extremadura ha pasado de tener un solo jugador federado a los 2.500 actuales.

Por todo ello, no dudó en felicitar tanto al Ayuntamiento como a la Federación Española de Golf, por promover este nuevo campo, al tiempo que se congratuló de que los usuarios de Aprosuba-9 saquen partido de las instalaciones.

Finca desaprovechada

El Alcalde villanovense, Miguel Ángel Gallardo, señaló que este campo «nos permitirá unir ejercicio físico, con el ocio y la naturaleza, pero dará más sutilidad y prestigio a una finca municipal, que estaba desaprovechada, y que hemos convertido en una alfombra verde al alcance de todos los ciudadanos y además en plena naturaleza».

Gallardo no dudó en señalar que este campo de golf es el eslabón que une al medio ambiente con el deporte. Un campo, como recordó, que «se ha conseguido con esfuerzo, salvando obstáculos y explicando con claridad y sencillez lo que pretendíamos y sin tropezar en ningún solo hoyo».

Un proyecto que, como reconoció el primer edil, «no hubiera sido posible sin la apuesta decidida de la Real Federación de Española de Golf, una entidad que ha financiado prácticamente la totalidad del campo».

El alcalde también quiso destacar el hecho de que estas instalaciones acojan la escuela de golf adaptado en la que participan 16 usuarios del centro educativo de Aprosuba-9. Una escuela que «ya justifica el esfuerzo realizado».

Por último, el presidente de la Federación Española de Golf, Gonzaga Escuariza, se mostró emocionado con la puesta en marcha de este campo de golf. Y es que, como reconoció, «es un proyecto ideal, sostenible económicamente, que llevábamos buscando realizar hace tiempo y que es de las mejor hechas en España, a nivel de golf».