Villanueva reclamará 13.734 euros del céntimo sanitario

De esta cantidad que se solicita, 377 euros corresponden a gasto en calefacción, 2.502 euros a gasolina y 10.855 euros a diésel

FRAN HORRILLO

El Ayuntamiento de Villanueva de la Serena ha comenzado a realizar los trámites pertinentes para reclamar la cantidad que le corresponde por el céntimo sanitario correspondiente a los años 2010, 2011 y 2012. Una cantidad que asciende a 13.734 euros, tal y como ha precisado la concejala de Hacienda villanovense, María Lozano.

La edil señala que el Ayuntamiento villanovense reclama el reembolso de este impuesto una vez que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya dictado una sentencia en la que establece que este impuesto es ilegal.

Esta sentencia permite reclamar el reembolso de este dinero, por lo que, con el asesoramiento oportuno, desde el Ayuntamiento de Villanueva se ha recopilado toda la información de facturas y pagos realizados para rellenar el formulario y presentarlo, parte en la administración regional y otra parte en la Agencia Tributaria.

De los 13.734 euros que supone la cifra total, 377 euros corresponden a gasto en calefacción, 2.502 euros a gasolina y 10.855 euros a diésel. Para reclamar esta cantidad por el céntimo sanitario se necesitan adjuntar todas las facturas que se realizaron por consumo de gasolina y gasóleos en este periodo. Unas facturas que, como ha señalado la concejala, «ya las tenemos localizadas y se acompañarán al correspondiente formulario que hay que presentar para solicitar este dinero que queremos que se devuelva a las arcas municipales».

Lozano ha señalado que son cautos y no han definido de momento en qué gastarán este dinero una vez recibido, pero apunta que «este gobierno siempre ha apostado por las políticas sociales, y teniendo en cuenta nuestra trayectoria puede que este sea su destino», puntualiza. María Lozano ha criticado además la actitud del actual Presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ante este impuesto que nació en el año 2002 con el objeto de solventar los problemas económicos de la sanidad pública, y que consistía en gravar cobre determinados hidrocarburos. Este impuesto era estatal, pero también exigible por las comunidades autónomas. En el año 2010 se estableció en Extremadura en 2,4 céntimos, una actuación muy criticada por entonces por José Antonio Monago, pero que, como señala Lozano, en julio de 2012, «con la Ley 2/2012, no sólo lo mantuvo sino que lo subió hasta los 4,8 euros el litro, es decir el doble».