La Virgen de la Aurora regresa en camión por la lluvia

La Virgen dentro del camión que la trasladó a su ermita./
La Virgen dentro del camión que la trasladó a su ermita.

La Hermandad de la Virgen de la Aurora vivió ayer la historia al revés respecto al año pasado

FRAN HORRILLO

La Hermandad de la Virgen de la Aurora vivió ayer la historia al revés respecto al año pasado. En 2013 la lluvia que caía el Domingo de Resurrección supuso que tuviera que suspenderse la procesión de La Carrerita por primera vez en la historia, aunque luego no fue impedimento para que el Lunes de Pascua se pudiera llevar a la Aurora arropada por los fieles. No obstante, este año, La Carrerita se celebró en la renovada plaza de España, pero la Virgen de la Aurora no pudo regresar ayer acompañada de los villanovenses.

Como marca la joven tradición que se celebra en Villanueva de la Serena, es el Lunes de Pascua o Día de la Jira, cuando se lleva de vuelta a la Aurora hasta su ermita. Sin embargo, la lluvia que caía a las 9 de la mañana y el cielo encapotado, llevó a la Hermandad a tomar la determinación de montar a la Virgen en un camión para completar el regreso a su santuario.</

En la parroquia de la Asunción, los hermanos y el coro de la hermandad la despidieron, con su himno y con su canción. Luego se la montó en el camión y de hecho se le tuvo que quitar la corona para que cupiera. Una vez que llegó a su ermita, se celebró una eucaristía presidida por la Virgen de la Aurora. Cabe destacar que el año pasado, la Virgen ya hizo parte del trayecto en camión. Y es que una vez que salió de la población, arropada de fieles, la Aurora fue cargada en un furgón para ir hasta el santuario, pues el camino de Pontezuela estaba cortado por el arroyo del Molar, que con las lluvias caídas en los días previos había aumentado su caudal.

Tirar de la campana

La lluvia incesante que cayó durante toda la jornada de ayer, hizo que muy pocos romeros optaran por quedarse en el parque de los alrededores de la ermita de la Aurora para pasar este día típico de campo en Villanueva de la Serena. Por contra, la mayoría optó por irse a las casas de campo para disfrutar de esta jornada en la que se pudieron degustar las viandas típicas de esta fecha, como los huevos rellenos, chuletas, tortilla de patatas, queso de la Serena, todo tipo de chacina, así como las típicas perrunillas y manga gitana. Unos buenos motivos para cerrar la Semana Santa con buen apetito. Eso sí, muchos vecinos fueron a cumplir con su visita a la ermita para ver a la Virgen y tirar de la campana. En definitiva, una tradición campestre con mucho peso que se celebra en la localidad villanovense y en la comarca, y que este año se vio deslucida con la lluvia.