Los tribunales dan la incapacidad absoluta a una veterinaria por tener brucelosis

S. L.CÁCERES.

Los veterinarios se encuentra entre la población que tiene más riesgo de contraer brucelosis, una infección crónica que se trasmite por el ganado bovino, ovino y porcino, además de por los perros. Eso es lo que le ocurrió a una veterinaria que ejercía en la provincia de Cáceres.

Ella ha estado pleiteando para que se reconociera que no podía trabajar por una enfermedad profesional o, en todo caso, por un accidente de trabajo. En un primer momento el INSS declaró que ella estaba en situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual de veterinaria por enfermedad común, con derecho a percibir el 55% de la base reguladora de 2.013 euros.

El Juzgado de lo Social número 2 de Cáceres y luego la Sala de lo Social, han señalado que está en situación de incapacidad permanente absoluta, derivada de enfermedad profesional, y tiene derecho a percibir el 100% de la base reguladora de 2.215 euros.