El valle del Matachel es el lugar elegido para reintroducir el lince en la región

Una de las hembras que vive en el centro de cría en cautividad de Zarza de Granadilla pare tres cachorros

REDACCIÓNCÁCERES.
Fárfara, uno de los linces del centro de cría extremeño. ::                             HOY/
Fárfara, uno de los linces del centro de cría extremeño. :: HOY

La reintroducción del lince ibérico en Extremadura se hará por el valle del Matachel, en el sur de la provincia de Badajoz. Así lo han decidido los gestores del proyecto Life+Iberlince, que persigue la vuelta de esta emblemática especie a la Península Ibérica, informa Efe.

La suelta de los ejemplares que vivirán en libertad se hará esta primavera no solo en el valle del Matachel, sino también en Campo de Calatrava (Castilla La Mancha) y en el Vale do Guadiana (Portugal), según se acordó en una reunión celebrada ayer y anteayer en Cazalla de la Sierra (Sevilla). Los expertos han seleccionado estas zonas al entender que son las más apropiadas para reintroducir esta especie y después de estudiar distintos hábitats de España y Portugal. Entre las cuestiones que se han tenido en cuenta está el riesgo de atropellos y la menor incidencia de enfermedades que han mermado de modo muy considerable la población de conejos (fundamentalmente, la mixomatosis y la conocida como hemorrágica vírica), que es el principal alimento de los linces.

De hecho, son el sustento básico, aunque no el único, de los ejemplares que se crían en el municipio cacereño de Zarza de Granadilla, donde está uno de los cinco centros de cría en cautividad que participan en el programa Life+Iberlince. Los otros son los de La Olivilla (Jaén), El Acebuche (Doñana, Huelva), el Zoobotánico de Jerez de la Frontera y el de Silves (Portugal). Precisamente en el extremeño acaban de nacer tres cachorros.

La madre, Haima, una hembra primeriza, rompió aguas a las 0.45 horas de anteayer, algo menos de una hora después de las primeras contracciones visibles y de encaramarse al cajón interior de la habitación paridera. A las 1.25 horas nació el primer cachorro, a las 2.10 el segundo y 19 minutos después, el tercero. Los partos se sucedieron sin complicaciones y la madre atendió a sus cachorros desde el primer momento.

Para la temporada de cría de 2014, el objetivo del programa es establecer 18 parejas en los cinco centros de cría. La previsión es obtener entre 14 y 32 animales adecuadamente preparados para ser liberados al medio natural. En la temporada reproductora del año pasado, el programa de conservación 'ex situ' estableció 23 parejas reproductoras en base a la estimación de ejemplares necesarios para la liberación, así como a las necesidades de reposición de ejemplares en el propio programa. De esas 23 parejas establecidas, finalmente 18 dieron lugar al nacimiento de 53 cachorros, 44 de los cuales han salido adelante.

Fotos

Vídeos