El Ciudad tropieza en uno de sus mejores partidos

El Olivenza remonta en la segunda parte y se aleja del descenso

JUAN CARLOS RAMOSPLASENCIA.

No hay forma. El Ciudad de Plasencia sigue teniendo en La Vinosilla un feudo maldito. En el día de su regreso volvió a tropezar como en todas las ocasiones anteriores, de tal forma que el equipo magenta no ha sido capaz de sumar un solo punto en 11 partidos disputados en su terreno. Tampoco importa que ante el Olivenza desplegara una de sus mejores interpretaciones.

Comenzó avisando el Olivenza con dos claras ocasiones en el primer cuarto de hora. Poco a poco, el Ciudad fue ganando terreno con Manu al timón de la nave placentina. De esta forma, en un rápido repliegue y en un balón volcado a la derecha, el centro de Edu Hernández no supo despejarlo la zaga oliventina y Dadú atento recogió el balón suelto.

El partido pudo haber quedado sentenciado para los locales si Pardo Martínez hubiera sancionado el derribo de Chinda a Barbero cuando encaraba la portería.

La lesión de Manu antes del descanso dejó sin director de orquesta al Ciudad con toda la segunda mitad por jugarse y de eso sacó tajada el Olivenza, que se apoderó del centro del campo. La remontada empezó a coger forma en el 62, tras un balón largo y una indecisión entre Mamadou y Sergio que Fau aprovechó para elevar por encima del portero (1-1).

El Ciudad estaba noqueado y el Olivenza perdonó en varias ocasiones el 1-2, pero ya no en el 80, tras un centro al segundo palo que encontró el remate a quemarropa de Monchu.