La reconversión de Modric

El croata pone el Bernabéu a sus pies desde que marca el estilo del Madrid como mediocentro

MIGUEL SESÉMADRID.
Jonathan Pereira intenta quitar el balón a Modric. ::
                             EFE/
Jonathan Pereira intenta quitar el balón a Modric. :: EFE

Luka Modric se ha agigantado desde sus supuestos 174 centímetros de altura. Y es que el croata ha conseguido poner nada menos que al Santiago Bernabéu a sus pies a base de actuaciones vistosas y convincentes para la inmensa mayoría de la parroquia merengue, que no sólo lo considera indiscutible sino que lo eleva a los altares destinados a las estrellas mundiales. Modric ha pasado en poco tiempo de ser un jugador prescindible al líder del ataque del Real Madrid y el jugador que marca su estilo de juego.

Y es que la reconversión al puesto de mediocentro del jugador traído por Mourinho y de quien dijo que «enamorará al Bernabéu» le ha supuesto elevar su nivel de forma exponencial. De jugador débil, irregular y prescindible, en apenas dos decenas de partidos en los que le han entregado la batuta ha demostrado el cuajo de una estrella y el liderazgo que se le presuponía en la selección croata, donde al menos de momento sigue ocupando una posición más adelantada. En el Tottenham alternaba buenas actuaciones con otras irregulares, siempre más adelantado y casi siempre tirado a una banda en su posición de origen.

Modric, a estas alturas y apenas dos años después de su fichaje, ya parece un jugador rentable, hasta el punto de que es él quien marca el estilo del Real Madrid de Ancelotti. En los dos dibujos, el 4-2-3-1 y el 4-3-3, el técnico italiano cuenta con uno de sus jugadores fetiche para liderar las acciones ofensivas y, en una faceta que ha sorprendido a muchos, encabezar el trabajo para el robo de la pelota.

Números de crack

El único sitio en el que Ancelotti se muestra prudente en elogios es ante los micrófonos de la prensa. «El equilibrio no es cosa de un jugador, es de un equipo que se esfuerza junto. Modric está trabajando y se merece la ovación», explicó. Pero no piensa quitarle ni una estrella a sus galones. Ni se le pasa por la cabeza.

Según las estadísticas oficiales de la web del Real Madrid, Modric acumula 1.118 pases buenos esta Liga, por 156 malos, y ha recuperado 123 balones.

Sólo falta por ver si en los partidos importantes, los que van desde marzo hasta mayo, Modric mantiene el nivel actual, el que le ha aupado a los mejores puestos de la presente Liga y al cielo del Bernabéu. Modric, hoy por hoy, es otro intocable para la grada blanca.