El número de alumnos de las autoescuelas baja un 60% en cinco años

La presidenta de las autoescuelas pacenses apunta al descenso de ingresos en las familias por la crisis y a la baja natalidad en los años 90 como principales causas

TANIA AGÚNDEZBADAJOZ.
Un profesor de autoescuela enseña a una alumna a medir el nivel de aceite en un coche. ::                             JOSÉ VICENTE ARNELAS/
Un profesor de autoescuela enseña a una alumna a medir el nivel de aceite en un coche. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS

Los profesores de las autoescuelas de la ciudad recuerdan días en los que para poder celebrar el examen teórico tenían que hacer varios grupos de alumnos. En el aula que la Jefatura Provincial de Tráfico disponía en el polígono El Nevero sólo cabían unas 90 personas y hasta hace cinco años a algunas convocatorias -particularmente las de verano- se presentaban hasta 400 examinandos.

Las circunstancias han cambiado en los últimos años y no sólo porque las pruebas teóricas se realizan ahora con ordenador en la sede de la Jefatura. La capacidad de la sala es de 36 usuarios y rara vez han tenido que organizar más de un turno. «En la actualidad hay jornadas en las que acuden unos 26 alumnos, cuando antes este era el número de examinandos que llevaba un solo centro», explica Emilia Gómez, presidenta de la Asociación Provincial de Autoescuelas.

Es sólo una pequeña anécdota que ilustra la situación que están viviendo las empresas del sector en la provincia durante los últimos años. De hecho, Gómez concreta que los alumnos de las autoescuelas han bajado un 60% desde que comenzó la crisis. Se trata de una situación que corroboran los datos que manejan desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

Según este organismo, en 2008 el número de personas que obtuvieron el permiso de conducir en la provincia pacense, en todas sus modalidades, fueron 14.301. Esta cifra ha ido descendiendo progresivamente en los años siguientes hasta el año 2012. En el año 2009 es cuando se produjo el mayor descenso y la cifra bajó a 8.421. En 2010 el dato siguió cayendo hasta situarse en 7.972 expediciones y en 2011 fueron 7.337. En 2012 se contabilizaron 6.616 expediciones de carné de conducir y según la estadística recogida por la Dirección General de Tráfico la tendencia parece que va a ser la misma en 2013 ya que hasta el mes de octubre sólo se hicieron 4.798.

Tomando como ejemplo los meses en los que hubo un mayor número de expediciones, sólo en julio de 2008 se realizaron 1.806 nuevos permisos mientras que en septiembre de 2012 se efectuaron 878.

En el caso concreto de la expedición de permisos de clase B, el más usual que permite conducir turismos, se ha reducido de 14.046 en 2008 a 6.021 en 2012.

Entre las causas que maneja Emilia Gómez se encuentran el descenso de ingresos de las familias pacenses por la crisis. Cada vez tienen menos poder adquisitivo, lo que les obliga a establecer prioridades a la hora de gastar «y sacarse el carné de conducir no es una de ellas», apunta Gómez. «Aunque los precios han bajado mucho, continúa siendo un desembolso que sólo se puede permitir una familia con solvencia. Ahora la gente que no tiene trabajo no puede afrontar este gasto y además no necesita tener el carné, porque no les hace falta. Eso se nota», agrega Gómez.

La presidenta de las autoescuelas pacenses señala también a la baja natalidad que se registró en los años 90 como otra de las razones fundamentales de esta evolución. «Encontramos a matrimonios que tienen uno o dos hijos como mucho. O ninguno. Los nacidos en esa fecha son nuestros potenciales clientes», asegura Gómez.

Con ayuda

Blanca Jaraquemada es una de ellas. Tiene 25 años y en estos momentos se está sacando el carné de conducir. Ya ha superado el examen teórico y ahora está realizando las prácticas. Cuenta que para ella es importante disponer de este permiso por cuestión de trabajo. «Es muy necesario. Lo puedes necesitar para un empleo. Ya lo piden como te exigen saber idiomas. Además, a nivel personal te da autonomía e independencia», manifiesta. Esta joven especifica que se puede permitir realizar esta formación gracias a la ayuda económica de sus padres. «No he podido sacármelo antes y por eso me apunté en octubre. Me están ayudando mis padres, porque yo he estado hasta ahora estudiando y tendría que haber compaginado la carrera con un trabajo para poder pagarlo», sostiene.

Pero, ¿qué ha supuesto esta situación para el sector? Según destaca Gómez, esta coyuntura ha hecho mella en el oficio y se ha llevado por delante a centros de formación de toda la provincia y profesores. «Ha sido un auténtico varapalo. Se han producido despidos de profesionales. Llevo 26 años en el sector y jamás había conocido a ningún profesor de autoescuela en paro. Todo lo contrario. Durante varios años, desde 2000 hasta 2006 e incluso 2007, nos hemos tenido que estar abasteciendo de docentes de Portugal, porque las autoescuelas de la provincia no tenían suficientes profesores para la alta demanda de alumnos», asevera Gómez.

Algo similar ha ocurrido con los espacios de enseñanza. «En la capital pacense se han cerrado al menos cuatro centros. Las autoescuelas que tenían dos o tres sedes distribuidas por la provincia se han visto obligadas a cerrar alguna. En algunos casos los docentes que han sido despedidos en esos municipios se han quedado con el centro que iba a ser cerrado. En la provincia había 217 y ahora hay unos 190», afirma.

Este panorama, a su vez, afecta de manera indirecta a otros sectores que también se habían beneficiado de la buena situación que vivieron las autoescuelas durante la época de bonanza. «En los periodos en los que ha habido mucha actividad las autoescuelas renovaban cada dos o tres años la flota de coches. Se compraban nuevos vehículos, pero ahora aguantan mucho más tiempo. Lo que también atañe a los concesionarios», destaca Gómez.

expediciones de carné de conducir, en todas sus modalidades, se realizaron en 2012 en la provincia pacense según recoge la estadística de la Dirección General de Tráfico (DGT). Sin embargo, en 2008 esta cifra ascendió a 14.301.