El médico y el farmacéutico que falsificaron recetas, condenados a 4 y 5 años de prisión

La Audiencia considera probado que al menos entre los meses de octubre de 2006 y abril de 2007, el médico rellenó y expidió un gran número de «recetas mendaces» mediante la imitación de la letra y la firma de los médicos a los que sustituía

E. F. V.BADAJOZ.

La Audiencia Provincial de Badajoz ha impuesto penas de 4 y 5 años de prisión al médico y el farmacéutico acusados de defraudar al Servicio Extremeño de Salud (SES) mediante la falsificación de recetas médicas, un delito cometido entre los años 2006 y 2007 en Puebla del Maestre.

El tribunal ha sentenciado, con la unanimidad de sus tres magistrados, que José Miguel M. T., licenciado en medicina y médico suplente en varios centros de salud del área de Llerena, contactó con José Manuel D. V., farmacéutico titular de la oficina de farmacia de Puebla del Maestre, con la intención de cometer un delito continuado de falsedad de documento público.

La Audiencia considera probado que al menos entre los meses de octubre de 2006 y abril de 2007, el médico rellenó y expidió un gran número de «recetas mendaces» mediante la imitación de la letra y la firma de los médicos a los que sustituía, sin correspondencia de los pacientes con los que los respectivos médicos tenían asignados en cupo. Se trataba de fármacos de elevado precio y subvencionados públicamente en elevados porcentajes». En un caso, incluso fue expedida una receta a nombre de una mujer a la que se le prescribía un tratamiento para la próstata.

El tribunal entiende que todas las recetas mendaces, al menos un total de 2.740, eran presentadas en la oficina de farmacia de Puebla del Maestre, cuyo titular las dispensaba «sin comprobación adicional alguna ni filtro de genuinidad.

Para llegar a la conclusión de que el farmacéutico también es culpable, la Audiencia ha tenido en cuenta que esta farmacia experimentó un crecimiento de ventas y facturación del 97,33% en el año 2006, con lo que se situó entre los establecimientos con mayor negocio de la zona.

Por estos hechos, La Audiencia Provincial de Badajoz encuentra al farmacéutico y al médico culpables del delito continuado de estafa, subtipo agravado de bienes de reconocida utilidad pública, en concurso medial con un delito continuado de falsedad en documentos oficiales. Por este motivo, impone a José Miguel M. T. la pena de 3 años de prisión y el pago de una multa de 4.500 euros. En la sentencia se le aplican la atenuante simple de reparación o disminución del daño por haber puesto a disposición del juzgado 30.000 euros, la atenuante simple por sufrir anomalía o alteración psíquica, y la atenuante simple de dilaciones indebidas.

Por su parte, José Manuel D. V. ha sido condenado a 5 años y 4 meses de prisión y una multa de 9.000 euros. Además, los acusados tendrán que indemnizar conjunta y solidariamente al SES en la cantidad de 30.000 euros. El fallo añade que el farmacéutico ha sido inhabilitado para ejercer su profesión en la sanidad pública farmacéutica y en oficina de farmacia privada de interés público durante 5 años, mientras que el médico ha sido inhabilitado para ejercer la profesión en la sanidad pública durante 3 años.

Contra la sentencia cabe recurso de casación ante la Sala II del Tribunal Supremo.