El héroe moral

Ha construido una obra literaria incapaz de concesiones ni ligerezas; un mundo de personajes obsesivos en el análisis de sus sentimientos, observadores aislados redimidos por un humor casi grotesco

MERCEDES BARRADO TIMÓNBADAJOZ.
Gonzalo Hidalgo Bayal. ::                             HOY/
Gonzalo Hidalgo Bayal. :: HOY

Han sido casi 25 años de revelar el camino a sus lectores. Desde aquel libro, 'Mísera fue, señora, la osadía' de finales de los años 80 al titulado 'Conversaciones', de hace dos años, los personajes del escritor Gonzalo Hidalgo Bayal (Higuera de Albalat, 1950) han recorrido todas las vías llenas de obstáculos que se abren habitualmente ante los hombres reales. Juntos han transitado por la introspección profunda y el análisis riguroso, casi obsesivo, de sus sentimientos; por la angustia de intelectos desgobernados que buscan un pensamiento sin tacha; por la soledad de observadores aislados y sin remedio, redimidos por el cultivo de un humor grotesco. Conforme ha ido añadiendo títulos a su producción, Gonzalo Hidalgo Bayal ha construido ese mundo literario reconocible y propio que caracteriza a los grandes escritores y que ha comenzado a inspirar estudios sobre su obra, incapaz de concesiones ni ligerezas. «Autores con un reconocimiento que desborde hay poquitos -me confesó en una entrevista realizada con motivo de la publicación de 'Conversación'-. Ni el ser muy reconocido es señal de ser muy bueno ni lo otro es ser malo. Son cosas distintas».

Lo reconocible en él es el español sereno, deleitoso y preciso en que viven sus personajes y su lucha de escritor por presentarnos todos los ángulos de un héroe cotidiano que se siente recompensado por el simple triunfo sobre sus debilidades, de un héroe moral. Hidalgo Bayal es también autor de un blog singular, del que él suele hablar como si se tratase de un divertimento menor, pero que muestra muchas de las claves de sus convicciones literarias y de su vida de profesor jubilado.