Familiares y amigos despiden al vecino de Don Benito hallado muerto

El cadáver de José Astillero Torres estaba en una caseta de campo entre dos locales regentados como clubes alterne

CARLOS A. PINODON BENITO.
La Policía custodia uno de los locales propiedad  del fallecido. ::                             C. P./
La Policía custodia uno de los locales propiedad del fallecido. :: C. P.

A las once de la mañana amigos y familiares han despedido en la Parroquia de Santiago a José Astillero Torres, vecino de Don Benito hallado muerto ayer en la localidad.

Como si de la ejecución de una novela negra se tratase. Atado, amordazado, con un fuerte golpe en la cabeza y entre dos locales de alterne. Así apareció en la madrugada de ayer el cuerpo sin vida del dombenitense de 69 años, muy conocido en la localidad, y dueño además de los terrenos en donde se encuentran estos dos clubes, en la carretera de Medellín. Un escenario en donde ya se han sucedido hechos dramáticos en los últimos años.

El hallazgo se produjo después de una llamada recibida en la Comisaría de Don Benito-Villanueva sobre la una de la madrugada del martes al miércoles. Un denunciante anónimo informaba a la policía de que había un hombre tirado en el suelo junto a una caseta de campo o de aperos situada entre dos clubes de alterne. El lugar se encontraba algo escondido pero visible por el día desde la carretera. Según ha podido saber HOY la llamada entró en la comisaría a través del 112 y se realizó desde una cabina telefónica de Zafra, algo que ya investigan las fuerzas del orden.

Una vez personados en el lugar, los agentes encontraron al fallecido. El cuerpo se encontraba maniatado y con la boca tapada y presentaba un posible golpe en la cabeza. El levantamiento del cadáver tuvo lugar a las 03.30 horas. Después se trasladó al Instituto Anatómico Forense de Badajoz donde se llevó a cabo la autopsia.

Este dombenitense de 69 años era conocido por la zona. 'Sandokán', le llamaban algunos, que recuerdan que durante muchos años llamó la atención por conducir un vehículo Mercedes muy vistoso. En general sus vecinos le definen como una persona tranquila. Desde hace años tenía alquilados estos dos locales, que casi siempre han sido clubes nocturnos. Junto a ellos está la citada caseta, a la que solía acudir varias veces todos los días. Además tenía otro local, un bar arrendado en el casco urbano de Don Benito. Estas eran sus principales fuentes de ingreso.

A primera hora de la mañana todavía se podía apreciar cómo agentes de policía trabajaban en la zona, que estaba acordonada. Al tratarse de las afueras de Don Benito nadie vive por allí, sólo hay empresas cerca. Algunos de los propietarios de negocios cercanos se enteraron del suceso nada más llegar. Aseguran que son dos locales que han cambiado de gerente varias veces en los últimos años. También de aspecto y hasta de nombre, aunque durante el día no suele haber mucho movimiento. «Por favor no grabéis y no hagáis fotos, que me vais a arruinar el negocio», declaraba a los periodistas en el lugar de los hechos un ciudadano con acento extranjero que salía de uno de los clubes, del 'Edén Club', uno de los locales propiedad del fallecido. Por la tarde la zona ya se encontraba despejada.

La Policía Judicial y la Policía Científica están desarrollando la investigación para esclarecer lo ocurrido, según la Delegación del Gobierno. De momento, al cierre de esta edición, no se había producido ninguna detención.

Muerte entre burdeles

La muerte de José Astillero no es el primer suceso que se produce en este lugar. Al fallecido algunos le llamaban 'Sandokán', precisamente el nombre que tenía uno de los locales de los que era propietario en el año 1986. Entonces dos individuos dispararon con una escopeta de caza alcanzando a una camarera, que resultó herida. Todo se debió a una discusión por el precio de las consumiciones. Los dos responsables fueron detenidos a los pocos días.

Pero peor fue lo ocurrido en el otro local que se encuentra a pocos metros y que también se ha usado en los últimos años como burdel. En los primeros días de enero de 1999 se registraron dos fallecidos cuando el club de alterne se llamaba 'Papillón'. Tiempo después también se pudo detener al presunto homicida al encontrarse el arma.

No obstante el suceso más reciente fue el ocurrido el 17 de marzo de 2012, cuando presuntamente José Sánchez Mauriño disparó con una escopeta a tres hombres en el pub 'Tabarín', en la carretera de Miajadas. Los tres hombres murieron casi en el acto por las heridas de la escopeta. Fue detenido y el caso todavía no se ha juzgado. El acusado estuvo huido de la justicia durante varios días, pasó por diferentes ciudades y al final fue detenido en una espectacular operación de los GEO en el barrio de 'El Noque'. Al parecer todo se debió a una discusión entre el camarero y el presunto homicida por los servicios de una de las chicas del local. En estos momentos este individuo se encuentra en prisión, a la espera de juicio.