Veinticinco manos para un súper tebeo

La IV salita del Cómic y la Ilustración se clausuró ayer con buenas sensaciones

C. NÚÑEZCÁCERES.
Uno de los dibujantes que participó en este gran cómic. ::                             L. CORDERO/
Uno de los dibujantes que participó en este gran cómic. :: L. CORDERO

Gran concentración humana a eso de la una del mediodía de ayer en el Kiosco de la Música de Cánovas. Dibujar bajo la presión de muchos ojos encima no debe ser fácil, por mucho oficio que tengan algunos de los 25 dibujantes que participaron ayer en la confección de un cómic gigante en vivo, la actividad que clausuró la IV Salita del Cómic y la ilustración, que articula la Asociación Cultural de Amigos del Cómic de Extremadura.

Desde el día 18 esta actividad ha echado a rodar en Cáceres una serie de iniciativas en torno a un género que mantiene firme su tirón creativo y de público. Ayer podía verse de manera directa cómo se da forma a un cómic, un súper tebeo de 25 viñetas que se guardará para futuras exposiciones. «Puede llegar a ser un cómic físico, una edición en papel con los distintos cómics gigantes que hemos hecho», explicaba ayer Antonio Roguera, miembro de la asociación. Entre los autores que dejaron su firma en este cómic gigante se encontraban algunos tan veteranos e internacionales como Fermín Solís y otros aficionados como Christian González. Paco Casares o El Peneque también dejaron su obra para el archivo particular de esta IV Salita del Cómic. Había dibujantes y diseñadores de todas las edades, de 15 a 60 años. 'Reflejos' es el nombre de esta particular obra, que cuenta con guión de Pablo Calvo y viñetaje de Paco Casares. Es un cómic de ciencia ficción que transcurre en dos tiempos, de ahí la variedad de colores, utilizados para dar cuenta de esta duplicidad.

Como balance, la idea de que esta Salita del Cómic funciona y crece. «Es un evento que nació dentro de la crisis y cada vez vamos consiguiendo alguna colaboración más por parte de instituciones y empresas privadas, aunque todavía son escasas», considera Roguera.

Una de las actividades que atrajo más público fue la que se desarrolló el sábado en la Sala Clavellina, un concurso de disfraces infantil con personajes de cómic. Eso y la actividad que se desarrolló ayer, en donde, a lo largo de toda la mañana se aprendió mucho de ese proceso habitualmente íntimo.