Una secular devoción popular que pervive

A.S.O.

La catedral volverá a concentrar esta mañana a numerosos fieles y devotos para participar en los actos de la festividad de la Asunción y para despedir a la Virgen hasta el seis de agosto de 2014 en que vuelva a ser descubierta para el novenario y cultos. Es una secular tradición que pervive aunque pierde fuelle. Las populosas novenas y desfiles de placentinos para ver la imagen en su sepulcro los 10 días que está expuesta al año son cosa del pasado aunque se mantiene un goteo de devotos, curiosos y visitantes.

La festividad de la Asunción es la de la propia Catedral, ya que está dedicada a esta advocación, y la imagen mariana en su tránsito preside el retablo mayor. De antiguo, era fiesta de gran solemnidad religiosa y popular. La seo se engalanaba la víspera hasta hace unas décadas con cientos de farolillos de aceite. Como prueba de la popularidad cabe recordar que para festejar la terminación del retablo, en 1741, la imagen fue sacada en procesión, visitó los conventos de monjas, hubo fuegos artificiales y el Cabildo organizó la lidia de 10 toros con toreros y picadores, acto que festejo que acabó suspendiéndose por disputas protocolarias con el Ayuntamiento.