Un lobo ronda Serrejón

Vecinos y ganaderos aseguran que ha matado cerca de 80 ovejas y cabras

MIGUEL ÁNGEL MARCOSSERREJÓN.
Un lobo ronda Serrejón

Se busca un lobo en el entorno de Serrejón. Sí, como lo leen y por sorprendente que parezca. Las cerca de 80 ovejas y cabras muertas, con las heridas características que deja tan esquivo animal, son la prueba de su existencia, según afirman los ganaderos afectados. En especial Pedro Hernández, al que el lobo, o el animal que sea, le ha matado cerca de 60 ovejas en La Parrilla, la finca que tiene alquilada con su hermano Maximino, alejada del pueblo, en las inmediaciones del salto del Corzo. En enero empezaron a ver animales muertos, pero al ser restos devorados por los buitres no podían saber la causa. Hasta que empezaron a ver las heridas: una dentellada en el cuello, 'agañotás', como dicen los ganaderos, y animales devorados en sus partes más blandas.

Ante esa situación decidieron sacar las ovejas de La Parrilla, que es una finca muy aislada y sin vigilancia, y llevarlas a otra que tienen en la carretera que va a Serrejón por la presa de Arrocampo. Fue entonces cuando el presunto lobo empezó a acercarse al pueblo en busca de alimento, atacando los rebaños de otros ganaderos, aunque en menor medida.

«Yo lo he visto y mi hermano más veces todavía, por lo que podemos decir que es verdad», afirma con rotundidad Pedro. Tan convencidos están de la presencia de ese lobo que lo denunciaron a la Guardia Civil, lo que provocó la presencia durante unos días de agentes del Seprona o forestales de la zona para tratar de localizar al animal. No dio resultado. También estuvo en Serrejón el director del parque de Monfragüe, que les dijo que no pueden hacer nada hasta que no lo vean. Los ganaderos recuerdan que al ser un animal protegido la Junta les debería pagar las ovejas y cabras muertas y ahí es donde parecen mirar para otro lado.

Tanto Pedro como Maximimo son ganaderos de toda la vida, «hijos y nietos de ganaderos», recalcan, por lo que saben bien lo que es pelear contra los lobos. No ahora, sino hace 50 ó 60 años, cuando eran abundantes en la zona, pasaron muchas noches detrás de ellos con los perros. «Después desaparecieron y bien a gusto que hemos estado, hasta ahora, que han vuelto, aunque muchos no nos crean».

La alcaldesa, Nélida Martín, señala que ella también lo ha escuchado, al igual que Pedro, el propietario de la Tienda de Serrejón, que se muestra especialmente activo en Facebook dando a conocer todos los eventos que se realizan en el pueblo y que está colgando en las redes sociales comentarios de vecinos y afectados.

A lo que nadie puede responder es de dónde ha salido ese presunto lobo, cojo según las explicaciones de quienes lo han visto, como se puede apreciar en la fotografía, cuyo autor asegura que está tomada en la sierra de Serrejón. Igual que las ovejas muertas, la otra cara de esta inquietante historia.