El Granada deja en Tercera al Extremadura otro año más

El filial andaluz se adelantó en el marcador, lo que obligaba a los azulgranas a hacer tres goles para ascender a Segunda B. Se quedaron en dos

JUAN BAUTISTA MARTÍNEZALMENDRALEJO.
La afición sólo tuvo agradecimientos para jugadores como Sabino, que lo han dado todo. ::                             BRÍGIDO/
La afición sólo tuvo agradecimientos para jugadores como Sabino, que lo han dado todo. :: BRÍGIDO

No pudo ser. Estaban todos los ingredientes preparados pero faltó el más importante; un resultado que permitiese enjuagar la ventaja de un gol con la que el Granada llegaba a Almendralejo. El Extremadura se volvió a quedar a las puertas del ascenso por segundo año consecutivo pero en esta ocasión con el agravante añadido de que lo hizo en su estadio, con su gente y bajo un ambiente inmejorable que al final se diluyó sin poder celebrar la ansiada remontada.

Los azulgranas acabaron ganando el partido en el último suspiro pero el valor doble de los goles fuera de casa invalidaba una victoria por la mínima. El gol de Sabino en el descuento llegó demasiado tarde, cuando ya no había tiempo ni siquiera para que el Granada B pasase apuros en una última jugada que no llegó a producirse.

El golazo de Nico en el minuto cinco de partido resultó ser una losa demasiado pesada para un Extremadura que aunque consiguió empatar, con otro gran gol de Sabino, antes de llegar al descanso nunca estuvo cerca de superar la eliminatoria.

Una lamentable segunda mitad en la faceta ofensiva dio al traste con el sueño de toda la familia azulgrana que había conseguido volver a ilusionar a toda una ciudad con la posibilidad del ascenso a segunda B y que se volvió a ahogar en la orilla.

Los dos entrenadores introdujeron cambios en sus respectivos onces iniciales con respecto al partido de ida. Joseba Aguado introducía a Cristian para dar mayor consistencia defensiva a su centro del campo mientras que Izquierdo daba entrada a Aguza en el lateral derecho desplazando a Ruiz al izquierdo a la vez que Chamorro ocupaba el puesto de Ferreirinha en el centro de la defensa. Además Pablo Carmona se situaba como hombre más adelantado dejando a Juanito de la Cruz en el banquillo.

Y no comenzó mal el partido para el Extremadura ya que antes de cumplirse el primer minuto de juego Carlos Rubén abrió para Nando Copete en la banda derecha donde centró algo tarde buscando a Carmona que se encontraba completamente solo en el punto de penalti.

La respuesta inmediata de los visitantes obligó a Tete a realizar una salida a los pies de Pedro para taponar el disparo de éste que había ganado la espalda a la defensa azulgrana.

Como ocurriera en Granada a los cinco minutos de partido el equipo RRojiblanco, ayer de negro, asestó un mazazo a la eliminatoria que a la postres resultaría definitivo. En la primera jugada a la contra del partido Nico superó por velocidad a la zaga local aprovechando a la perfección un buen envío de Goku. El disparo por alto ante la desesperada salida de Tete superó con facilidad al portero almendralejense y acabó entrando por la misma escuadra de su portería.

El gol fue un auténtico jarro de agua fría para la parroquia local y para los jugadores que se vieron obligados a comenzar a asimilar que para lograr el ascenso al menos debían conseguir tres goles.

Con el marcador a favor el Granada mostraba sus mejores virtudes con una gran movilidad y con nuevas opciones de peligro para marcar el segundo. Goku disparo fuerte desde dentro del área y Tete despejó no sin apuros y poco después Nico probó fortuna desde la frontal con un tiro raso que salió lamiendo el palo.

Fue a partir del ecuador de la primera mitad cuando el Extremadura comenzó a sentirse mejor en el campo. Sabino volvió a echarse el equipo a la espalda y siempre fue la referencia en ataque para los azulgranas y suyas fueron las mejores oportunidades para empatar. La primera llegó en un remate acrobático del de Los Santos que pegó en el larguero de la portería de Dimitrevski.

Bajo la batuta del mejor Carlos Rubén llegaron buenas sensaciones para los de Izquierdo con fructíferas pero escasas entradas por ambas bandas.

Con el gol de Sabino recién sobrepasada la media hora de juego volvió la esperanza a la grada a la que le salían las cuentas para lograr dos goles en los 60 minutos de partidos que restaban.

El medido pase interior de un voluntarioso Copete lo aprovechó a la perfección el nueve azulgrana para batir por el palo corto al cancerbero visitante.

Antes de llegar al descanso se rondó el segundo gol pero de nuevo Sabino se encontró con el larguero en su remate de cabeza e instantes después también la pelota acarició la madera en un error de Dimitrevsky que estuvo a punto de poner el gol en bandeja en su intento de evitar un saque de esquina

Con los segundos cuarenta y cinco minutos por delante la empresa de marcar dos goles parecía asequible aunque nada fácil pero evidentemente se iba complicando a medida que pasaban los minutos.

Durante la segunda mitad el Extremadura careció de criterio ofensivo, fue incapaz de encontrar huecos en la defensa del Granada B y apenas puso en apuros la meta del portero internacional Macedonio.

Salida de Juanito

Ni siquiera la salida de Juanito de la Cruz revolucionó el partido, el crono corría en contra del Extremadura y la precipitación se apoderó de los de Izquierdo. Se abusó en exceso de los balones en largo lanzados desde la defensa. Con Carlos Rubén fundido y con Curro desaparecido solo Sabino bregaba con balones imposibles que no incomodaban a los defensores

El Extremadura comenzó a asumir los riesgos lógicos en defensa y el Granada B pudo sentenciar en alguna que otra contra explotando la velocidad de Nico que a un cuarto de hora del final desperdició una inmejorable ocasión al ceder a Pedro en lugar de rematar cuando lo tenía todo a favor.

En el tiempo de descuento hubo un poco de todo. El Granada marcaba su segundo gol por mediación de Pedro en una contra en superioridad pero sorprendentemente el colegiado anulaba el gol por fuera de juego cuando el banquillo visitante y algunos jugadores ya celebraban el ascenso mientras varios jugadores locales caían al suelo con las manos en la cara lamentado lo que creían el gol definitivo.

Sin embargo con este panorama el balón continuó en juego e instantes después Sabino marcaba su segundo gol batiendo a Dimirevski por bajo al aprovechar un rechace dentro del área.

Un gol insuficiente ya que nada más sacar de centro el Granada B el colegiado pitó el final del encuentro dando paso a la fiesta granadina y a la gran decepción azulgrana.

Los 2 vencedores suben a Segunda

Los 9 vencedores suben a Segunda B

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos