La UD Badajoz avanza firme y sin fisuras

El equipo pacense se deshace del Laredo con autoridad y clase y se mete en la segunda eliminatoria de ascenso a Segunda B

JAVI PÉREZBADAJOZ.
La UD Badajoz avanza firme y sin fisuras

La UD Badajoz da un paso más hacia su sueño de bronce. El Laredo ya es historia y viendo la firmeza que ha mostrado en sus últimos partidos que pase el siguiente. Quedan dos rivales para abrir la puerta de Segunda B. El equipo unionista estará este lunes de nuevo en Las Rozas como protagonista directo del sorteo de la segunda eliminatoria. Rafa Gómez, de penalti, y Álex Herrera con un golazo ajustado al palo izquierdo desde la frontal permiten a la UD Badajoz subir un peldaño más en su cita con la historia.

El conjunto pacense se deshizo de un animoso Laredo con autoridad y clase. En parte gracias a siete minutos mágicos en los que la conexión Edu Torres, Álex Herrera, Chechu y Rafa Gómez iluminó la línea creativa unionista para que su equipo brillara a gran altura. La otra mitad del mérito se debe al soberbio despliegue defensivo encabezado por Sandro y Javi Chino como la guardia pretoriana en la zona ancha y que tuvo en los cuatro zagueros sus mejores mosqueteros. Pedro Oliva, César Morgado, Ángel Nieto y Carlos Ramos no dieron ni una concesión a sus rivales, a pesar de la insistencia del escurridizo Sergio y las fugaces apariciones de Chema Gutiérrez. El portero Álex puso la guinda con un despeje sensacional con la punta de la bota a un remate de Fran a bocajarro en el 85 y que permite al conjunto de Parra, Pozo y Tróchez encadenar la espectacular racha de diez partidos sin recibir un gol. Fue la única ocasión del Laredo en los 93 minutos de juego.

Y es que la UD Badajoz ratificó en esta eliminatoria ser un equipo sin fisuras. Resolvió la eliminatoria con solvencia, concentración, manteniendo las líneas muy unidas, presión constante, mucho trabajo y sin ahorrarse una gota de sudor, siendo generosos en el esfuerzo. Sacrificio, colocación, seguridad defensiva, empuje y la unión del grupo fueron las claves del éxito.

Aunque en el 14 Chechu desperdició un mano a mano ante David, fue a partir de la media hora cuando empezó el festival blanquinegro que en el 37 se vio refrendado con el penalti transformado por Rafa Gómez. Lo había buscado, y mucho, la UD Badajoz, aunque le costó lo suyo inaugurar el marcador y al final pusiera la primera muesca desde los once metros. El delantero unionista tuvo varias oportunidades clamorosas para decantar la balanza, pero siempre se encontraba con la inspiración de David. Rebasado el minuto 30 la UD Badajoz inició su asedio a la portería cántabra. Rafa Gómez se plantaba solo delante del cancerbero David tras recibir un pase de 30 metros y en la salida el portero desviaría lo suficiente para despejar a córner. De ese saque de esquina César Morgado cabeceó rozando la cruceta. Dos minutos más tarde, Edu Torres combinaba con Álex Herrera quien puso un centro medido sobre la cabeza de Rafa Gómez que de nuevo David envió fuera en una gran estirada. En ese córner Ángel Nieto impuso su poderío en el salto y el rebote en la misma boca de gol lo remataba fuera Rafa Gómez muy forzado. En la siguiente acción, otra vez Álex Herrera -parecía una versión de la 'Galerna del Cantábrico'- por la izquierda colocó un centro precioso sobre Chechu que la rompería como le vino y despejó el portero visitante como pudo. Tras varios rechaces el balón golpeó en las manos de Javi Pérez. Penalti y la UD Badajoz veía premiada su constancia y ambición en las botas de Rafa Gómez. Pudo marcharse más tranquilo al descanso en una jugada entre el delantero unionista y el 'Gento pacense', que se iría de su marcador dentro del área y cuyo disparo salió rozando el poste.

Manuel Parra es un estratega y acertó en su apuesta por desgastar físicamente a los defensores del 'Charles'. Rafa Gómez se ofreció al baile. Su mayor movilidad entre líneas provocó un mar de dudas y errores en la retaguardia visitante. Rafa Pozo conoce como nadie este tipo de partidos. Sabe la importancia de estar acertados arriba y arengaba a los suyos. El tándem técnico se entiende a la perfección y se turnaban para dar instrucciones al borde del área técnica. En una de esos soplos de aliento que venían desde la banda, Álex Herrera recibía en la media luna de Edu Torres y no se lo pensó para batir pegado al poste. La UD Badajoz aplicó su fútbol control. El Laredo dio un par de arreones finales a base de faltas. Pero la UD Badajoz no le concedió ni una alegría.

La tensión se transformó en júbilo. Esperaban el pitido final. Los jugadores, una piña, lo celebraron a lo grande y Parra hacía partícipe a Tróchez del éxito, mientras los escasos aficionados del Laredo trataban de consolar a los visitantes abatidos sobre el césped del Nuevo Vivero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos