Obligado a la conquista

El Extremadura sale vivo de un partido vibrante en el que el Toledo pudo dejar sentenciada la eliminatoria durante la primera mitad

JUAN BAUTISTA MARTÍNEZALMENDRALEJO.
Curro celebra el tercer gol del Extremadura que deja las espadas en alto para el partido en Toledo. ::                             J. M. ROMERO/
Curro celebra el tercer gol del Extremadura que deja las espadas en alto para el partido en Toledo. :: J. M. ROMERO

Habrá que ganar en Toledo. El Extremadura tendrá que doblegar a su rival a domicilio si quiere celebrar el ascenso el próximo domingo. Visto lo visto no será una empresa fácil pero en el fútbol no hay imposibles y como decía un optimista Izquierdo tras el partido: «Sólo tenemos que ganar un partido». Lo cierto es que las sensaciones fueron mejorando con el trascurso de los minutos hasta el punto de que el Extremadura, que estuvo noqueado durante buena parte del envite, acabó más entero que el Toledo en el último tramo del partido.

Pero antes, durante gran parte de la primera mitad y también en el comienzo de la segunda, el vendaval ofensivo del Toledo había desbordado por completo a una nerviosa y dubitativa defensa local que no sabía cómo contrarrestar las continuas embestidas visitantes. Jugadores como Mínguez, Rivera o Rufino se movían como peces en el agua por las inmediaciones del área de Tete.

El encuentro comenzó con el respeto propio de este tipo de partidos y con las imprecisiones habituales propiciadas por los nervios de unos y otros pero los visitantes encontraron pronto el punto débil de su rival. Mínguez, que en excelente jugada por la banda izquierda llegando a la línea de fondo e Iván Mateo tras un saque de banda, dieron muestras de una gran calidad ofensivaque hasta ese momento quedó sin premio.

Sin embargo, cuando comenzaba a sufrir el Extremadura llegó el primer gol del partido. Curro aprovechó, y de qué manera, un balón suelto en la frontal del área para golpear en posición acrobática y enviar el balón ajustado al fondo de las mallas. El Toledo seguía creando mucho peligro y empató poco después en un buen centro de Rufino desde la izquierda que remató de cabeza Rivera tras ganarle la posición y el salto a Moriano.

La desajustada defensa azulgrana se veía impotente ante la calidad de sus adversarios que encontraban poca oposición en sus llegadas. Se veía venir el segundo del Toledo y llegó con la suerte como aliada ya que en un saque de esquina botado por Dani Mateo el balón golpeó a Moriano que lo introdujo involuntariamente en su propia portería.

Curro al rescate

Pintaba mal la eliminatoria para el Extremadura pero Curro no estaba dispuesto a dejar a su equipo a merced del rival. Nada más sacar de centro la pared con Carlos Rubén le dejó la pelota en la frontal para sacar una zurdazo imponente con el que empató el partido. Un auténtico golazo que mantenía con vida al Extremadura en el partido y en la eliminatoria.

Le hubiese venido bien al equipo de Izquierdo llegar al descanso con el empate a dos en el marcador para recomponer líneas pero el Toledo siguió aprovechando la debilidad defensiva para hacer daño y marcó su tercer gol, también de Rivera, que remató cayéndose el centro de Mínguez

La segunda parte comenzó de la misma manea y fue en los minutos iniciales del segundo acto cuando el Toledo pudo sentenciar la eliminatoria. Primero una espectacular volea del central Pedro que pegó en el travesaño y luego un disparo raso de Iván Mateo que despejó bien Tete pudieron suponer el mazazo definitivo para los de Almendralejo.

De la Cruz sustituyó a Aguza y por tanto Diego pasó a ocupar el lateral pero antes de retrasar su posición había tenido la opción de empatar pero no pudo aprovechar el pase interior de Sabino ante la salida de Manolo.

A partir de ahí se igualaron las fuerzas y el Extremadura fue capaz de sacar fuerzas suficientes para empatar el partido. Lo hizo con un gol de Nando Copete que dentro centró raso para que la pelota acabase entrando mansamente en la portería del Toledo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos