Ibán Espadas rescata al Arroyo

Un gol del delantero de Azpeitia suma tres puntos importantísimos para el equipo cacereño, que abandona el puesto de promoción

OPTAARROYO DE LA LUZ.
Los futbolistas del Arroyo celebran en una montonera el gol de Ibán Espadas, un tanto que vale su peso en oro. ::                             MARISA NÚÑEZ/
Los futbolistas del Arroyo celebran en una montonera el gol de Ibán Espadas, un tanto que vale su peso en oro. :: MARISA NÚÑEZ

El Arroyo consiguió tres puntos de oro en su estadio gracias a la victoria ante el Almería B con gol de Ibán Espadas, que les permite situarse fuera de los puestos de descenso, un punto por encima del Villanovense.

El Arroyo entró mucho más enchufado en el partido que el equipo andaluz, y las primeras ocasiones ya dejaron entrever lo que se jugaban los dos equipos. En el minuto tres un córner que sacaba Abel Boades dio directamente en el larguero en lo que podría haber sido un gol olímpico.

En el minuto cinco un centro de Carlitos por la izquierda fue rematado por Chirri en el segundo palo, y el balón da en el larguero y salió fuera. En los cinco primeros minutos dos ocasiones al palo, por lo que parecía que el gol no tardaría en llegar. Eso sí, en el minuto nueve una jugada de Azeed por la derecha le puso en el punto de penalti el balón a Edgar y el balón le sale muy desviado.

Fue el único tímido acercamiento del Almería B. En el minuto diez llegaría el único gol del partido, obra de Ibán Espadas, que aprovechó un rechace de Boades, y la picó ante la salida de Lopito. A raíz de ahí se estiró el Arroyo, pero también despertó por su parte el Almería B.

Antes del cuarto de hora, Edgar desde la frontal probó pero se encontró con Saavedra, que atajó muy seguro. Fue Edgar en el minuto 26 el que aprovechó un rechace para pegar desde la frontal y el balón salió rozando el palo izquierdo. Lo intentó Carlitos en el minuto 30, que se fue de José Antonio, pero su disparo salió rozando el larguero. No habría más ocasiones en la primera parte.

El Arroyo se ocupó de contener y el Almería B no encontraba el sitio desde donde derribar el muro extremeño. Los locales se habían amparado en su fortaleza defensiva y seguridad entre líneas para no dejar al filial almeriense pasar líneas con facilidad, haciendo valer el tanto de los primeros compases del partido. Pintaba bien para unos y mal para otros, pero aún restaban 45 minutos.

Comenzó una segunda mitad para olvidar, porque lo que menos hubo fue fútbol, y es que ninguno lo intentó. El centro del campo se convirtió en un lugar donde los balones no se jugaban, sino que pasaban. Parecía que ni siquiera el Almería B quería mejorar su fútbol y creía que por pura dinámica iba a llegar el empate. Más comprensible la actitud de un Arroyo al que le servía el resultado.

Tan sólo en el minuto 46 Alfaro le puso un balón a Ibán Espadas en el punto de penalti, que remató a la media vuelta y el balón se estrelló en el larguero. Podía haber llegado el 2-0 que hubiese cerrado el partido pero, pese a que siguió abierto, el encuentro fue un choque espeso. Antes de la hora de partido Azeed lo intentó desde muy lejos, pero el balón salió muy desviado, y en el minuto 61 fue Giu el que remató solo un córner en el segundo palo estando a punto de marcar.

A raíz de ahí se terminó un partido que comenzó a interrumpirse constantemente. No hubo más acercamientos por parte de dos equipos que únicamente dejaron pasar los minutos hasta terminar un partido en el que sólo se salvaron los dos puntos del Arroyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos