Clideba no tendrá exclusividad con las compañías privadas sanitarias

El Jurado de la Competencia de Extremadura da la razón a la Clínica Extremeña de la Salud

R.S.R.BADAJOZ.
El hospital privado del Cuartón Cortijo cuando aún estaba en obras. ::                             HOY/
El hospital privado del Cuartón Cortijo cuando aún estaba en obras. :: HOY

«Quedan suspendidas todas las cláusulas de exclusividad incluidas en los contratos firmados por IDC (Ibérica de Diagnóstico y Cirugía S.L., propietaria del hospital Capio-Clideba) con compañías aseguradoras». Es la resolución del 12 de abril de 2013 del Jurado de la Competencia de Extremadura, que finalmente ha dado la razón a la Clínica Extremeña de la Salud, que el pasado 8 de marzo de 2012 presentó una denuncia contra Clideba por la «realización de determinadas prácticas restrictivas de la competencia [...] consistentes en la firma de contratos entre la denunciada y distintas compañías de seguros en el ámbito de la salud que incluirían una cláusula de exclusividad por la que se impondría a las compañías firmantes el uso del centro hospitalario Clideba».

De este modo, el Jurado de la Competencia de Extremadura da la razón a la Clínica Extremeña de la Salud, el conocido como hospital privado del Cuartón Cortijo, situado al final de la avenida de Federico Mayor Zaragoza. Este centro entró en preconcurso de acreedores el pasado mes de enero porque después de un año de apertura no se habían alcanzado las cifras de negocio que se preveían, según explicó en su momento Fernando Carmona Méndez, abogado de la empresa. La causa fundamental por la que se había llegado a esta situación -aseguró- es que este tipo de centros hospitalarios se alimentan prácticamente en un 80% del trabajo realizado a aseguradoras o compañías privadas de salud. En el caso de Badajoz, el 95% de las mismas están vinculadas al grupo Capio, cuya clínica en la ciudad es Clideba, manifestó Carmona Méndez. Por ello se llevó a cabo la denuncia por parte de la Clínica Extremeña de la Salud ante el Jurado de la Competencia de Extremadura. Según este abogado, las condiciones de Capio «son un abuso», puesto que no permite la libre competencia entre empresas del sector.

El órgano judicial regional se ha tomado todo un año para contestar, por lo que la sociedad tuvo dar un paso en el juzgado de lo Mercantil entrando en un proceso de preconcurso de acreedores. Finalmente, el Jurado de la Competencia de Extremadura ha dado la razón a la Clínica Extremeña de la Salud.

Hay que recordar que el hospital privado del Cuartón Cortijo está gestionado por una sociedad formada por capital de empresarios de Badajoz. A la cabeza de su consejo de administración está el empresario inmobiliario pacense Rafael Álvarez Buiza. La inversión total cuando se anunció el proyecto en el año 2010 rondaba los 30 millones de euros, pero este importe era para las dos fases de construcción y sólo se ha ejecutado la primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos