Un hombre mata a tiros a sus dos hijos y a su suegra y después se suicida

Según fuentes de la Delegación de Gobierno el asesino no había superado la reciente separación de su esposa

J. V. MUÑOZ-LACUNATOLEDO.
Dos familiares de las víctimas se abrazan. ::
                             M. C. MORENO / EFE/
Dos familiares de las víctimas se abrazan. :: M. C. MORENO / EFE

Miguel Ángel Carrero Alarcón, vecino de Manzanares (Ciudad Real) de 45 años, mató ayer de varios disparos a sus dos hijos, de 5 y 14 años, y a su suegra, de 70, y después se quitó la vida. Los cuatro cadáveres, todos de nacionalidad española, fueron encontrados a primera hora de la tarde pero el suceso ocurrió durante la mañana, según apuntan las investigaciones de la Guardia Civil, entre otras cosas porque los dos pequeños no habían ido a clase. Además, la abuela tampoco había acudido a una cita médica que tenía concertada.

Según confirmó el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, Fernando Rodrigo, el autor de las muertes, que se había separado recientemente, utilizó una escopeta de caza -era cazador- que tenía en su casa y con la que se desplazó a la vivienda de su suegra, donde se encontraban sus dos hijos.

Fueron varios familiares de los niños quienes telefonearon a la Guardia Civil alarmados porque no localizaba a la abuela y después de que le hubieran comunicado que los pequeños no habían ido al colegio. Los agentes solicitaron con urgencia una autorización judicial para entrar al piso y, al mismo tiempo, pusieron en marcha al Servicio de Emergencias de Ciudad Real, que acudió a la vivienda familiar pasadas las cinco de la tarde y encontró los cadáveres.

Al parecer, el hombre, que se dedicaba a labores agrícolas, mató primero a sus dos hijos y después acabó con la vida de su suegra. A continuación se suicidó disparándose con la escopeta de cartuchos. Este trágico suceso ocurrió en un piso del número 62 de la calle de San Francisco de Asís de esta localidad de 20.000 habitantes. Al lugar se desplazaron efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local de Manzanares así como dos ambulancias y un médico de urgencias que solo pudo certificar la muerte de las cuatro personas. También se trasladó una dotación de Bomberos de Manzanares que tuvo que tirar abajo la puerta del piso para que los agentes pudieran acceder a su interior.

Abandono conyugal

Según confirmó el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, el autor de este nuevo caso de violencia doméstica se había separado de su esposa recientemente y no había sabido afrontar su nueva situación. «El detonante ha sido la separación y el hecho de que su esposa había abandonado el domicilio conyugal», indicó el subdelegado del Gobierno, que también confirmó que la mujer nunca había presentado denuncias por malos tratos contra su marido. En este sentido, la madre de los dos pequeños asesinados decidió marcharse de casa e iniciar los trámites de separación para irse a trabajar a Gijón, donde convivía con una amiga desde hace dos semanas. En cuanto al autor de las muertes, quienes lo conocían destacaron su enorme afición por la caza. Este brutal suceso conmocionó ayer a los vecinos de Manzanares, que «están sorprendidos y consternados», según señaló su alcalde, Antonio López de la Manzanara. Y es que los vecinos de esta localidad ya tuvieron que soportar hace menos de un año otro caso de violencia doméstica en el municipio. Fue en mayo de 2012 cuando un hombre de 50 años asesinó de un fuerte golpe en la cabeza a su esposa, de 48, y después se quitó la vida ahorcándose. También en aquella ocasión, la pareja, que tenía dos hijos, había decidido poner fin a su matrimonio.