Las principales avenidas de la ciudad se agrietan por las lluvias

La 'operación bacheo' para poner a punto el asfalto cuesta casi un millón de euros

A. GILGADOBADAJOZ.
Circunvalación. A pocos metros de la rotonda de los poetas./
Circunvalación. A pocos metros de la rotonda de los poetas.

EL invierno lluvioso pasa ya factura en el firme de las principales avenidas. En las calles con más tráfico de la ciudad, aquellas con varios carriles y con intersecciones, se han reproducido los baches en las últimas semanas por el paso continuo de vehículos sobre las balsas que han soportado durante días.

El firme descarnado afecta, sobre todo, a los moteros que tienen que sortear la grava suelta y las fracturas del asfalto para mantener el equilibrio. Los coches también lo notan, pero todavía no se han abierto baches profundos que dificulten la conducción.

En Valdepasillas, los puntos más complicados se sitúan en Alcaraz y Alenda y Sinforiano Madroñero. Ambas cuentan con cuatro carriles, dos para cada sentido, y en las rotondas de confluencia se aprecia el daño del asfalto. En el caso de la primera avenida, la glorieta del Carrefour se ha llenado de marcas. En la segunda, el socavón profundo junto a la bandera de España ya se ha hecho famoso entre los motoristas.

Más abajo, en dirección al Guadiana, junto al acceso del Puente Real, también se han abierto grietas que sueltan arena y chinatos, otro punto a esquivar por los que van en moto.

Por el contrario, el castigo que sufrido el pavimento en las últimas semanas no se nota en Isabel de Portugal, recientemente asfaltada. Su estado contrasta con el resto de la avenida.

En María Auxiliadora, otra arteria principal, también se ve una hendidura que la atraviesa prácticamente por completo. Al no tener profundidad, no afecta a los que la cruzan al volante, pero sí muestra el deterioro.

En dirección al centro, ocurre lo mismo en la avenida de Villanueva. En este caso, el desgaste aumenta en el cruce con Rafael Lucenqui. En esta intersección, la grieta se ha abierto más y se ven algunos baches de varios centímetros. Los carriles en dirección a El Corte Inglés están muchos más castigados que los que salen hasta la 'autopista'.

En el entorno del centro comercial, la convergencia entre la plaza de la Constitución y Segura Otaño tampoco se ha librado de los desperfectos. Aquí coinciden ocho carriles -entre los que suben y bajan- y varios pasos de peatones muy transitados. Junto a la fuente destacan varios baches y grietas que no pasan desapercibidos a conductores y peatones.

San Roque

Otra travesía que siempre entra en las quinielas a la hora de completar un mapa de baches se encuentra en San Roque. Los cuatro carriles de Ricardo Carapeto soportan un paso fluido de vehículos y balsas de agua. Hay una fractura en mitad de la calzada que se prolonga casi desde el puente hasta la piscina climatizada. El nudo que se forma con el paso de Isidro Pacense está salpicado por pequeños socavones que llenan de guijarros el paso.

La Ronda Norte es de las pocas travesías importantes que soporta el efecto del agua sin daños apreciables. Salvo las grietas en la rotonda del olivo y en la anterior a la de la ermita, el resto del firme permanece como una alfombra.

La circunvalación también está 'adornada' por la grava que se desprende de las grietas que hay a la altura de la Alcazaba, pero el punto crítico se localiza en el acceso a la rotonda de los poetas, con varias honduras que asustan.

La conexión entre el puente de la Autonomía con el paseo fluvial, otra encrucijada de vehículos y peatones, necesita una reparación urgente.

Entre los tres puentes que utilizan los conductores para salvar el Guadiana, el Real sigue siendo el que antes requiere de una capa de asfalto. Antes de las lluvias ya contaba con algunos tramos en mal estado y ahora se han sumado otros. La rotonda de la torre de Caja de Badajoz, por ejemplo, se ha unido al mapa de las reparaciones.

Lo mismo le ha ocurrido, ya en la margen derecha, a la avenida Carolina Coronado. La conexión entre la fuente de la rana y la estación ferroviaria lleva años con un piso destrozado. Los últimos baches en sumarse a la larga lista se han abierto en la parte alta, junto a los aparcamientos de Adif.

En la otra canalización del tráfico de la margen derecha, Padre Tacoronte, hay que evitar hoyos profundos y peligrosos cerca de la avenida de El Sol, en Las Ochocientas.

En seco

Para la reparación de todos estos puntos habrá que esperar a que el tiempo dé una tregua y se seque el asfalto. Con el suelo mojado, los operarios se encuentran con una limitación técnica y echar hormigón sobre huecos empapados puede traer más peligro porque se levantaría a los pocos días.

El servicio de Vías y Obras suele aprovechar el verano, con menos probabilidades de lluvia y menos tráfico, para sus campañas de bacheo, a las que dedica cerca de un millón de euros, según las distintas informaciones que han aportado desde el Consistorio en los últimos años.

En 2010 también hubo varios meses de lluvias intensas que dejaron las avenidas en una situación similar a la actual. Entonces el Ayuntamiento decidió probar una especie de solución en frío que permitiera actuar incluso con el suelo mojado. Se trata de una mezcla de pizarra y betún que puede aliviar la situación hasta verano. De momento, se desconoce si optará por esta opción.