Se suspenden las procesiones de Jesús de la Salud y del Cristo de las Batallas

A las 21 horas está prevista la salida del Cristo de las Batallas desde la Concatedral de Santa María

MANUEL M. NÚÑEZCÁCERES.
Se suspenden las procesiones de Jesús de la Salud y del Cristo de las Batallas

Lunes Santo cacereño y la vista puesta en el cielo. Imposible romper una tradición que empieza a convertirse en acompañamiento habitual de los desfiles en la ciudad. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) cifra en un 75 por ciento las posibilidades de que entre las seis de la tarde y las 12 de la noche vuelva a llover. Los cofrades cruzan los dedos. «Ya no me quedan nervios. Es terrible», admite Inmaculada Hernández, mayordoma de la cofradía de las Batallas. La imagen del Cristo de las Batallas, obra del imaginero abulense Antonio Arenas y con 60 años de historia, la del Cristo del Refugio, de 1780, y la de María de los Dolores, del siglo XVIII, volverán a salir desde su lugar habitual, la Concatedral de Santa María, después de que las obras obligasen a tomar como punto de partida el Palacio de Carvajal el año pasado. La cita esta marcada en todas las agendas a las 21 horas.

Media hora antes, desde Santo Domingo, estaba prevista la salida de la procesión de Nuestro Padre Jesús de la Salud. «Hasta el último instante no decidiremos, en caso de lluvia, si salimos o no», asume el mayordomo de la cofradía, Luis Pedro Cámara. No obstante, finalmente se ha decidido suspender la procesión.

La ciudad ya está preparada para la mayor concentración de turistas del año. Suele ocurrir que el mes en que se celebra la Semana de Pasión es el que mejor parado sale de las estadísticas de visitantes.

Un repaso a los números del Instituto Nacional de Estadística (INE) lo confirma. En 2012, solo residentes en España, pasaron por Cáceres 21.406 personas en abril. Fue el mes más provechoso para el turismo local. Marzo, por el adelanto de fechas de la Semana Santa, puede coger el testigo en 2013, aunque la lluvia no es precisamente un elemento que ayude.

En la cofradía de las Batallas, no obstante, lo tienen muy claro. Con agua o sin ella habrá celebración. «Haremos un acto de penitencia en el interior del templo. Por eso animamos a todos aquellos que tengan previsto acudir a que lo hagan», recomienda la mayordoma. Unas 300 personas protagonizan un desfile en el que 120 son hermanos de carga y más de un centenar forman parte de la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Humilladero y la Banda de Música de la Diputación. El itinerario vuelve a sus orígenes, con cambios respecto al año pasado. Parte de Santa María y muere allí, con paso por Arco de la Estrella, Plaza Mayor, Pintores, San Juan, San Pedro, Donoso Cortés, Pizarro, Soledad, Santa Clara, Puerta de Mérida, Adarves y Arco de la Estrella antes de su punto y final. La Virgen llevará un pequeño lazo en señal de pésame por la muerte de María Teresa Alonso. «Era una mujer muy querida, madrina de la Virgen y la recordaremos de esta forma», anuncia la mayordoma.

La cofradía de la Salud comenzará su procesión a las ocho y media de la noche, desde Santo Domingo. «Entre costaleros y nazarenos somos 105 personas», destaca su mayordomo. Luis Pedro Cámara recalca que las novedades que incorpora el recorrido permitirán ganar en agilidad y disfrutar de un desfile más dinámico y con más ritmo. Los cofrades, en vez de descender por Ríos Verdes, seguirán su marcha por la Plaza de la Concepción. A continuación, Moret, Pintores, San Juan, Doctor Durán y regreso por San Juan hasta la Plaza Mayor y General Ezponda. La oferta del Lunes Santo cacereño tiene el dispositivo a punto. Lluvia mediante.

Fotos

Vídeos