Koke acerca el título desde 30 metros

Abraham adelanta a los locales y Bobi iguala para los albiazules, pero el '6' blanquinegro decide el derbi con un golazo Badajoz 1905 y Cerro de Reyes engrandecen la Primera Regional en un partido con aroma de Tercera

JAVI PÉREZBADAJOZ.
Koke acerca el título desde 30 metros

El Badajoz 1905 encarga el título de campeón del grupo 1 de Primera Regional. Lo hace por medio de mensajería para cubrir la distancia de 30 metros que recorrió el balón que salió de las botas de Koke directo a las mallas. Un auténtico golazo que bien puede valer para decorar el campeonato blanquinegro. Es cuestión de tiempo. El equipo de Víctor López asestó el golpe casi definitivo a un gran Cerro, que tuvo contra las cuerdas al líder y demostró ser una alternativa seria y de garantías.

Blanquinegros y albiazules protagonizaron un derbi de altura, de enorme tensión, alternativas, competido, con verticalidad, que regaló detalles de gran clase y con un ambiente espectacular por todo el recinto a pesar de los momentos de impresionante diluvio. Impropio de una categoría de aficionados como es la Primera Regional extremeña. Cualquiera que se asomara por primera vez a las instalaciones de El Vivero podría pensarse que presenciaba un encuentro entre dos equipos con linaje en Tercera y su ingenua impresión no sería nada descabellada. Hasta el árbitro era de Tercera. E incluso la presencia en Tribuna del alcalde en funciones Francisco Javier Fragoso junto al presidente del Badajoz 1905 Fernando Valbuena abre una nueva vía con el Ayuntamiento.

CD Badajoz 1905 y Sporting Club Cerro de Reyes no desentonarían. Ni por juego, actitud, calidad, ni tampoco por la entrega de sus incondicionales. Ese poso quedó reflejado en un encuentro que se acercaba más a los que se van a encontrar en la fase de ascenso.

El equipo de Alfredo Soriano salió a cara descubierta. No se vio atenazado ni por el rival ni tampoco intimidado por el miedo escénico de El Vivero. Salió perfecto en la colocación y presionó muy bien arriba la salida de balón. Buscando sorprender a la contra. Casi lo consigue a los cuatro minutos en un rápido contraataque de Juanito, pero al delantero cerrista se le adelantó demasiado el balón cuando encaraba solo a Isaac. El Badajoz no terminaba de coger el ritmo ni tampoco de encontrar su juego de toque. En parte por la asfixia sometida por su rival. Se mostraba espeso en la circulación y precipitado en el pase, también condicionado por la rapidez del terreno de juego debido a las lluvias caídas.

El Cerro tejió un embudo en el centro del campo con Mario, Álex Durán y Barriga imponiéndose a los blanquinegros. En defensa, en cambio, el conjunto de Víctor López funcionaba como un reloj suizo. José Ronaldo y Juanito esperaban entre líneas ganar la espalda, pero siempre chocaban contra un muro. Cholo y Pérez se erigían como dos auténticos mariscales y Parra cada vez que subía creaba un problema en la retaguardia visitante. Un centro suyo casi supone la primera muesca de David Copito, pero el 'pichichi' nacional no llegó por poco. Era el preludio de lo que vendría a continuación. En la jugada siguiente Pablo Dávalos se inventó un centro magistral desde 40 metros. De banda a banda y con un efecto inverso en el golpeo. Una trayectoria inesperada. La colocó en la cabeza de Abraham, quien ante la salida de Soriano gira el cuello en un testarazo impecable para colársela por encima. El Badajoz 1905 se reencontró a sí mismo con el gol y recuperó el control. Se puso a los mandos y sometió al Cerro.

Pero en la segunda parte, el Cerro empujó y empezó a acosar los dominios de Isaac. José Ronaldo avisó con un trallazo que despejó a córner el portero pacense en una estirada espectacular. De ese saque de esquina nació el empate albiazul en un remate de Bobi sobre la boca de gol tras varios rechaces y ante la pasividad de la zaga blanquinegra. El 1-1 espoleó a los locales, animados por una grada entregada. Sito tuvo dos ocasiones, pero en una se encontró con un inspirado Soriano y en la otra su centro lo despejó Riki sobre su propia portería, en una acción que obligó al meta cerrista a lucirse con una magnífica palomita. Copito se zafaba con la defensa y lo intentaba por todos los medios a pesar del esguince de tobillo. En una contra enfilaba el área rival cuando fue agarrado por Dani Trigo. La expulsión del central albiazul acabó con la resistencia cerrista. Rubi la tuvo un minuto antes del sensacional latigazo de Koke, pero cabeceó al lateral de la red.

Gugu puede presumir de ser el autor de la asistencia en el gol del triunfo. El centrocampista que acababa de salir robó el balón en la medular, cedió en corto sobre Koke y el joven jugador del Badajoz hizo el resto. Dio unos pasos y lo vio tan claro que la clavó desde 30 metros sobre la red de Soriano. En el descuento el Cerro pudo silenciar El Vivero, pero José Villanueva no llegó por centímetros a rematar el saque de una falta.

El derbi deja al Badajoz 1905 casi campeón y refuerza el crédito del Cerro de cara a las eliminatorias de ascenso. Blanquinegros y albiazules se citan para el próximo curso en Preferente.

Fotos

Vídeos