El San Pedro de Alcántara busca su estrella Michelin

El hospital crea una comisión de lactancia materna y opta a ser centro de referencia en este campo para la OMS y Unicef

CRISTINA NÚÑEZCÁCERES.
Una madre cacereña amamanta a sus dos hijos gemelos recién nacidos en el Hospital San Pedro de Alcántara. ::                             LORENZO CORDERO/
Una madre cacereña amamanta a sus dos hijos gemelos recién nacidos en el Hospital San Pedro de Alcántara. :: LORENZO CORDERO

En una tarde del mes de febrero una madre amamanta a sus dos hijos gemelos recién nacidos en el Hospital San Pedro de Alcántara. La mamá y los pequeños todavía tienen que perfeccionar la técnica, pero estar juntos y estimular el pecho son pasos muy necesarios para conseguirlo. Establecer correctamente la lactancia materna es uno de los retos fundamentales de los primeros momentos tras el nacimiento del niño. El enfoque y las medidas que se tomen pueden contribuir a que la lactancia se dé con éxito y que no haya que recurrir a la lactancia artificial, cada vez más perfeccionada pero nunca con tantas propiedades como la de la madre.

El área de salud de Cáceres ha constituido una comisión para fomentar la lactancia. Se trata de un comité integrado por médicos, matronas, enfermeras, auxiliares e integrantes de grupos de lactancia. María Jesús García, jefa de Neonatología, es su presidenta. «La idea es optar a que el hospital de Cáceres esté incluido en la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN)», explica. Es, agrega a modo de ejemplo la doctora, como contar con una estrella Michelín de los hospitales. Lo promueve la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. Se trata de un proceso largo que cuenta con distintas fases.

De momento, el área de salud de Cáceres solamente pretende alcanzar el primer nivel, que habla de 10 pasos para establecer correctamente la lactancia materna. Este primer escalón es gratuito, aunque el resto no. Hay que pagar las auditorías que se llevan a cabo para comprobar que se avanza por el camino adecuado.

En España hay muy pocos hospitales que cuenten con estos requisitos. Este nivel consiste en difundir la normativa sobre lactancia materna tanto para los profesionales como para madres y padres, la evaluación del cumplimiento de la normativa anualmente, la formación de los profesionales en lactancia. También hay que elaborar protocolos o actualizar los existentes en los distintos servicios y asegurar su puesta en práctica y la evaluación periódica.

Hasta ahora, se ha avanzado sobre todo en la realización de cursos para los profesionales. «Pero nosotros no somos los más importantes, al final es una cuestión muy social». Tanto o más importante que un médico es que las familias o los amigos apoyen a una madre que quiera dar el pecho.

Según la jefa de Neonatología, se ha pasado de una época muy radical a otra en la que hay mucho menos fundamentalismo. «Los fundamentalismos son malos para todos y lo más importante es que la mujer es la que decide lo que quiere hacer». «Nosotros hablamos de la evidencia científica de que es mucho mejor que la de fórmula», apostilla.

Para avanzar en este sentido, la comisión recoge material divulgativo sobre lactancia para las embarazadas y madres. También coordina las actuaciones de los distintos profesionales entre niveles asistenciales, asegurando la continuidad del seguimiento al alta del hospital y unificando criterios para no ofrecer informaciones contradictorias o confusas. La doctora consultada asegura que no es solo una cuestión económica la de ir dotando a los hospitales de mejoras para que los niños nazcan de una manera más humanizada. «Antes, hace diez años, a los niños se les separaba de sus madres y hasta las cinco o seis horas no se les podía volver a ver».

Ahora, los equipos son más humanos, tienen mucho más en cuenta la relación madre-hijo y poco a poco se van viendo los avances en los partos. ¿Y qué hay de los partos domiciliarios, cuya tasa aumenta ligeramente? «Hoy por hoy, tal y como está la sanidad pública veo más factible hacer el parto lo más natural posible y de la forma más adecuada en el hospital». Según la doctora García, «un parto puede complicarse en cualquier momento».