Zane Johnson, un tirador de equipo

El nuevo alero estadounidense del Cáceres viaja hoy a Logroño con el equipo y debutará mañana en liga contra el Knet

C. M. C.CÁCERES.
Zane Johnson, un tirador de equipo

Aún algo desconcertado por el viaje tan repentino desde Estados Unidos, Zane Johnson (Arizona, 1989) fue presentado ayer como nuevo jugador del Cáceres Patrimonio de la Humanidad. El alero se ha incorporado ya a los entrenamientos junto a sus compañeros y hoy viajará a Logroño con el equipo para debutar mañana en el importantísimo encuentro ante el Knet (21.30 horas), que será televisado en directo por Teledeporte.

El joven alero llega con humildad y se define a sí mismo como «un tirador que puede jugar duro y aportar juego de equipo». Esa palabra, «equipo», fue la que más veces pronunció durante su presentación en el hotel Barceló V Centenario, colaborador del club, donde compareció acompañado por Carlos Frade.

Tanto el jugador como el técnico mencionaron que la semana que Zane Johnson pasó entrenándose con el Cáceres en el mes de enero es ya trabajo que tienen adelantado. En aquellos pocos días el estadounidense pudo conocer los rudimentos del sistema de Frade, el cual le gusta porque es «un sistema de equipo». El entrenador apuntó en ese sentido que aquello le va a servir ahora para «entender mucho más rápidamente los conceptos», aunque matizó que no se puede esperar que lo asimile todo «en tres días».

Zane Johnson, que llevará el número 33, se considera en todo caso «preparado» para debutar mañana en Logroño y aportar al equipo minutos de calidad. Su única experiencia profesional hasta el momento han sido los ocho partidos que disputó el pasado otoño en la liga japonesa, la cual, según dijo, es «completamente diferente» a lo que le espera en la LEB Oro. «Allí todo se basa en el uno contra uno, que no es un tipo de juego que a mí me vaya bien, mientras que aquí es más de equipo y lo primero es pasar la pelota», afirmó.

Carlos Frade reveló que, desde el mismo momento en el que le comunicaron que Devon Van Oostrum se marchaba al Caja Laboral, tuvo claro que no lo reemplazaría con otro base. «Richard [Nguema] y Jose [Medina] pueden hacer el trabajo perfectamente, y hay otros jugadores como Braydon [Hobbs] que les pueden echar una mano». Justificó la elección de un alero como Zane Johnson: «A lo que aspiro es a tener a más gente tomando buenas decisiones, aun sin tener a un base puro en la pista. Zane es inteligente, conoce y entiende el juego y sabe tomar buenas decisiones con el balón en la mano».

El técnico señaló que, ya en enero, cuando Johnson estuvo probando en Cáceres antes de acudir a un campus de entrenamiento en Italia, le hubiera fichado de haber tenido dinero, pero la situación económica del club no lo permitía, igual que ahora tampoco permite suplir a Van Oostrum con otro base o reforzar el juego interior de cara a los partidos decisivos de la liga regular, como sí han hecho otros equipos y el propio Cáceres venía haciendo en las temporadas precedentes.

El perfil de jugador de Zane Johnson es bastante claro: alero medio-alto (1,98), buen tirador y hombre de sistemas, un poco al estilo de Braydon Hobbs aunque probablemente con mayor presencia física. Su fichaje ahora ha sido posible porque el Cáceres tenía libre una plaza de extracomunitario desde el inicio de la temporada.

Mientras tanto en Logroño el Knet prepara el encuentro de mañana recordando que fue el Cáceres el que les apeó de la posibilidad de disputar los playoffs el año pasado en la última jornada de la liga regula, cuando ambos se enfrentaron con la novena plaza en juego.

Fotos

Vídeos