Mentir al denunciar que su ex pareja le maltraba le cuesta 5.800 euros

La mujer aseguró que el hombre con el que había vivido no dejaba de molestarle llamándole por teléfono y enviándole mensajes de texto a cualquier hora

SERGIO LORENZOCÁCERES.

María, que tiene su residencia en la ciudad de Cáceres, acudió a denunciar a su ex pareja al Juzgado de Violencia sobre la Mujer del término municipal y partido judicial de Trujillo.

Aseguró en ese órgano judicial, que el hombre con el que había vivido y con el que ya no quería tener relación, no dejaba de molestarle llamándole por teléfono y enviándole mensajes de texto a cualquier hora. María declaró que él le pedía una y otra vez que volviera con él, y que cuando ella le decía que no, que ya no quería estar junto a él, éste le respondía amenazándole de muerte.

Denunció que él llegó a pegarle en varias ocasiones, y que incluso una vez cogió un cuchillo y se lo puso en el cuello. También contó en el Juzgado que un día había pasado mucho miedo porque le persiguió por la calle un coche en el que iban varios hombres, uno de ellos era su antigua pareja, por lo que ella tuvo que correr por las calles gritando para pedir auxilio.

Todo eso dijo María en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer el 23 de junio de 2009. El Juzgado abrió diligencias y su ex pareja tuvo que empezar a defenderse, asegurando que él no había hecho nada.

Temiendo ser juzgado y condenado por maltrato, el hombre vio aliviado como al final quedaba libre de culpa. El 1 de febrero del año 2010 el Juzgado dictó el archivo de las actuaciones, «al no quedar acreditados los hechos denunciados y tras comprobarse la falta de veracidad de la denuncia interpuesta».

Cambio de rol

Fue entonces cuando las tornas cambiaron: Se abrieron diligencias contra ella por un delito contra la administración de justicia, previsto y penado en el artículo 456 del Código Penal, que trata sobre la acusación y denuncias falsas y de la simulación de delitos. El sospechoso pasó ahora a acusar, contando con la ayuda del abogado Gil Álvarez.

Al final María ha sido juzgada y condenada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres. El tribunal le obliga a pagar una multa de 1.800 euros, cantidad a la que tiene que sumar 4.000 euros que debe entregar a su ex pareja por los daños morales que le ha causado al haberle acusado de maltratarla siendo mentira. Las costas del procedimiento también los debe pagar ella.

El Juzgado de lo Penal de Cáceres señala que esta sentencia es firme. Por eso, contra la misma, ya no cabe recurso.