hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

cubierto
Hoy 13 / 26 || Mañana 14 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Está por ver si España aceptaría la austeridad que sufre Portugal»

SOCIEDAD

«Está por ver si España aceptaría la austeridad que sufre Portugal»

19.12.12 - 00:08 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una península, dos países que se acarician y se aíslan a través de una frontera que a veces es estrecha y fácil de atravesar y otras profunda. Portugal y España están unidos por intereses comunes pero también separados por mundos culturales distintos y por formas opuestas de entender la vida. Una curiosa relación de vecindad en la que se encuentra inmerso Antonio Sáez Delgado, profesor de Literatura en la Universidad de Évora, estudioso de la cultura portuguesa y poeta. Acaba de publicar tres libros: 'Fernando Pessoa y España' (Editorial Licorne, Portugal), 'Nuevos espíritus contemporáneos' (Editorial Renacimiento) y 'Yo menos yo', un libro de poemas que está a punto de salir. Un momento de fertilidad extrema en mitad de una panorama social y económico con todas las alarmas disparadas.
-Parece endémica esa falta de conexión entre España y Portugal. ¿También sucede en el ámbito universitario?
-La universidad de Évora y Extremadura siempre han tenido relaciones bilaterales, lo que sucede es que todos estos protocolos se quedan en el papel y queda pendiente llevarlos a la práctica y también algunas experiencias concretas de colaboración y de intentar encontrar en el vecino aquello que puede beneficiar a nuestra universidad.
-¿Cómo son los alumnos portugueses a los que usted da clase?
-La diferencia más importante quizá sea que en Portugal la figura del profesor aún goza de un estatus que en España se va perdiendo a pasos agigantados, aún existe un cierto respeto y consideración social por el trabajo del profesor, algo que aquí se pierde poco a poco. Existe la percepción de que el profesor es un bien social. Yo vivo situaciones en Portugal que no sé si en España podrían ser comparables. Existe una corresponsabilidad muy grande entre los alumnos y los profesores, hay una colaboración muy estrecha y hace que todos estemos implicados en que las clases funcionen bien. Me da la impresión de que en España la asimilación que se ha hecho de Bolonia es algo más permisiva.
-¿Ha cambiado la visión de los alumnos portugueses de España por la crisis?
-Tradicionalmente ha habido dos tipos de personas en Portugal en cuanto a su relación con España. Aquellos que seguían viendo España como una especie de amenaza por la visión histórica y tradicional y luego un segundo perfil que eran los portugueses a los que les gustaba mucho España. Había algunos que incluso decían que nos les importaría ser españoles o que se creara una federación ibérica. Cuando España entra en crisis los portugueses empiezan a plantearse que ese sueño español tampoco estaba dando unos resultados demasiado evidentes, pero también es cierto que comparar la crisis española con portuguesa presenta siempre un saldo negativo para Portugal. La situación económica en Portugal es mucho peor que en España. Aquí hay una crisis profunda, una crisis sistémica y que afecta fundamentalmente a las personas que están en desempleo, pero Portugal además de todo eso, de que el desempleo se ha duplicado en dos años, también tiene una crisis muy importante de la clase media, en el funcionariado hay unos recortes de alrededor del 35 y 40% y muchas empresas pequeñas que se han visto afectadas. La sociedad portuguesa está viviendo un grado de austeridad que es incomparable al de España. Todo eso ha provocado una asfixia y una paralización del consumo, porque Portugal es un país básicamente de servicios.
-¿Influye el carácter de un país a la hora de afrontar la crisis?
-La situación de Portugal cambia radicalmente hasta que se pide el rescate. España está actualmente como estaba portugal hace un año. En ese momento la troika internacional impone unas condiciones muy duras y Portugal, tal vez por su carácter, eligió el camino de la austeridad y de no protestar y de intentar, como ha dicho varias veces Passos Coelho, ser alumnos aplicados e intentar cumplir los objetivos del déficit o incluso superarlos. La sociedad portuguesa reaccionó de una forma dócil, asumió que era el único camino posible, sin embargo es verdad que en los últimos meses se han vivido situaciones insólitas. La gente está saliendo a protestar de una manera más firme. Está habiendo pequeños disturbios sociales o reacciones más violentas que son una señal de alarma extraordinaria.
-En España el estallido social no es tan grande como la dimensión de la crisis...
-La gran pregunta: si la troika interviene en España y se le entrega la hoja de ruta que han seguido Grecia y Portugal y si las condiciones que se van a llegar a establecer son las mismas, ¿hasta dónde la sociedad española llegaría a aceptar esta situación? La sociedad española no es como la portuguesa, es mucho más reivindicativa y más guerrillera.
-En mitad de esta situación está siendo un periodo fértil para usted desde el punto de vista creativo...
-Hay veces en las que uno pasa mucho tiempo sin publicar y en otras ocasiones se acumulan los trabajos y salen varios a la vez.
-Hablando de su primer libro, ¿cómo fue la relación de Pessoa con España?
-Hasta el momento se conocía que había intentado establecer alguna relación con Miguel de Unamuno, el gran escritor español de la época, pero Unamuno estaba preocupado por otro tipo de escritores más maduros. Este libro lo que aporta son datos nuevos en cuanto a la relación de Pessoa con un escritor andaluz llamado Adriano del Valle. Su poesía no responde a un patrón de calidad muy alto, pero en los años 40 y 50 fue un autor muy conocido porque era afín al régimen de Franco. Es curioso como Adriano del Valle, que tuvo una relación superficial con Pessoa en los años 20, comenzó a hacer crecer en su memoria su relación con Fernando Pessoa y se aprovechó del crecimiento de la figura de este poeta. Este es uno de los hallazgos del libro, y hablo también de las relaciones con algunos de los poetas que entonces eran más importantes en el contexto ibérico y hablo de como el canon va variando con el paso del tiempo.
-¿Qué aborda en 'Nuevos espíritus contemporáneos'?
-El otro libro es una recopilación de artículos que presentan una idea común: la posibilidad de entender que las literaturas ibéricas siempre mantuvieron algún grado de relación en el periodo del modernismo a la vanguardia. Es posible estudiar las literaturas ibéricas desde ese contexto y no solo desde el de las literaturas nacionales.
-Regresa a la poesía. ¿Qué es 'Yo menos yo'?
-El libro de poesía tiene una matriz biográfica grande, que utiliza el lenguaje y las estrategias de la poesía para adentrarse en otros géneros como la autobiografía o en el tono ensayístico. Hacía nueve años que no publicaba ningún libro de poemas y esto es volver otra vez en esa dirección.
-La poesía no admite prisas
-Para mí la poesía no es algo que participe sólo de un tema. Éste tiene pocos poemas y muchos apuntes, muchos fragmentos en prosa que están en el territorio inestable que están entre las memorias y la poesía.
En Tuenti
«Está por ver si España aceptaría la austeridad que sufre Portugal»

Antonio Sáez Delgado analiza las relaciones entre España y Portugal a la luz de la crisis. :: HOY

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.