De alcalde a escritor de novela

Tras estar 20 años como primer edil, Francisco Giraldo se dedica ahora a escribir novela negra

JAVIER SÁNCHEZTRUJILLO.
El nuevo escritor, Francisco Giraldo, con sus dos novelas. ::                             JSP/
El nuevo escritor, Francisco Giraldo, con sus dos novelas. :: JSP

Tras 20 años como alcalde de la localidad cacereña de Ibahernando, ahora vive una vida más tranquila, más contemplativa. Eso sí, reconoce que, en ocasiones, echa de menos ese ir y venir de un despacho a otro de las consejerías para intentar solucionar los problemas de sus vecinos. Se trata de Francisco Giraldo, que dejó la alcaldía en las últimas elecciones municipales. Ahora, con tiempo libre y «siendo un parado más», ha hecho realidad una inquietud de siempre, escribir. Se ha especializado en novela negra o policíaca. La primera, titulada 'La toga perversa' y, «escrita en 21 días y 21 noches», salió a la calle en julio. Su autor recuerda que está basada en una historia que ha ocurrido antes y sigue ocurriendo, como es el ansia de poder y dinero. Está ambientada en Barcelona. La primera edición de 300 ejemplares se acabó rápidamente.

La segunda publicación ha visto la luz hace tan solo unos días. Se titula 'Vínculo asesino'. Giraldo detalla que cuando estaba terminando la primera obra, comenzó con la segunda. «El verano es muy bueno para escribir. No hay prisa por acostarse». 'Vínculo asesino' no tienen nada que ver con la primera novela. La historia transcurre en Sevilla, en donde un fracasado se convierte en un asesino sin piedad de profesoras. «Causa angustia y ansiedad en el lector que sospecha de todo el mundo», se indica en la contraportada. Aunque este político convertido en escritor está en plena promoción de esta nueva novela, ya tiene terminada la tercera, que saldrá en primavera, y ha comenzado a escribir una cuarta, que podrá leerse en verano.

La fórmula para llevar a cabo sus escritos es muy sencilla. Indica que tiene la idea clara de lo que quiere plasmar cuando se enfrenta a esa página en blanco. A partir de ahí, una vez que se sienta delante del ordenador, comienzan a fluir las palabras y a desarrollar la trama hasta que resuelve el enigma. Aunque fue una satisfacción escribir el primer trabajo, Francisco Giraldo está más satisfecho de su segunda obra, ya que ha pulido la técnica.

No duda de que hay que invertir muchas horas a lo largo del día, aunque sus ratos mejores para escribir es por la tarde y por la noche. Eso sí, siempre está pensando en esa historia que tiene entre manos. De este modo, coge ideas de su vida diaria en la reunión de amigos o en la práctica de sus aficiones. Tiene dos únicos asesores amigos, que leen los libros antes de mandarlos a las editoras. Las opiniones sinceras siempre han sido buenas.

Uno de los inconvenientes que puede tener cualquier escritor es la publicación. Este autor apunta que, hace años, solo las grandes plumas, como su paisano Javier Cercas, podían ver publicadas sus obras. Sin embargo, ahora, gracias a la autopublicación y a la autofinanciación, se puede conseguir echar a la calle un libro. Además, las editoras corrigen los textos, detalla.