Cabezuela estrena alcalde

Triunfa la moción de SIEX, PP y CEX en un Pleno al que el exregidor del PSOE no acudió por vacaciones

PILAR ARMEROPLASENCIA.
El nuevo alcalde, Julián Pérez, es felicitado por sus vecinos. ::                             A. SOLÉ/
El nuevo alcalde, Julián Pérez, es felicitado por sus vecinos. :: A. SOLÉ

Jesús Manuel de las Heras, hasta poco antes de las 12.00 horas de ayer alcalde de Cabezuela del Valle, no estuvo en el Pleno en el que SIEX, PP y CEX sometieron a votación la moción de censura contra su persona. En el Ayuntamiento de esta localidad de algo más de 2.000 habitantes perteneciente al Valle del Jerte la comunicación oficial es que se encuentra de vacaciones y que por eso no pudo asistir a la sesión en la que le retiraron el cargo.

La verdad es que ni a sus oponentes ni a muchos vecinos les resultó extraño que no estuviera, porque precisamente una de las razones que motivaron esta operación política fue la dejadez, la pasividad que aseguran que en general muestra hacia el pueblo. Por eso su ausencia fue interpretada por muchos como una muestra más de ese supuesto comportamiento.

Se refería ayer a ello el recién estrenado alcalde, Julián Pérez Rey, de SIEX, que cree que la invisibilidad de De Las Heras «es un desaire más hacia los cabezoleños, hacia sus compañeros y hacia sus votantes, un ejemplo de desprecio y mal gusto que no debería de haberse producido».

El nuevo primer edil consiguió los siete votos que necesitaba para hacerse cargo del consistorio: los tres de su partido más dos del PP, uno de CEX y otro más de Sergio Torres, el concejal no adscrito que empezó la legislatura con el PSOE del que después se desmarcó. El voto de este último fue válido porque los socialistas gobernaban con mayoría simple, ya que en el caso de que lo hubieran hecho con mayoría absoluta no habría tenido opción de dar su apoyo, según se recoge en la nueva ley de Antitransfuguismo. En contra tuvo los de los tres ediles del PSOE que estuvieron presentes en la sesión.

Terminan de esta manera los 15 meses de gobierno de Jesús Manuel de Las Heras, un alcalde que ya lo fue también entre 2003 y 2007 y que en la última convocatoria electoral ganó por mayoría simple.

«Decidimos que votase la lista más votada», dijo ayer Julián Pérez, que en su intervención tendió en más de una ocasión la mano a los socialistas que forman parte de la corporación municipal, «para trabajar unidos por Cabezuela, que es lo que nos ha llevado a hacer esto».

El objetivo del nuevo regidor municipal «es recuperar la confianza de los vecinos en el Ayuntamiento», una meta que intentará alcanzar «convocando reuniones al menos una vez al mes, que estén abiertas a todos aquellos que quieran participar con el fin de informar de los asuntos que estemos tratando en cada momento».

Una apertura que no encontraban precisamente en el exalcalde, al que acusan de falta de comunicación tanto con ellos como con los vecinos, de dejadez y desinterés respecto a los asuntos del pueblo y de incumplir los acuerdos que se tomaban en Pleno.

«Son situaciones que se venían advirtiendo prácticamente desde el principio. Le hemos dado mucha confianza todo este tiempo sin obtener a cambio ninguna respuesta positiva».

Julián Pérez Rey vive y trabaja en Cabezuela como agricultor autónomo. Está casado y tiene dos hijos. Será el nuevo ocupante de la alcaldía en una localidad pequeña pero políticamente caliente, en la que muchos recuerdan todavía la tormentosa situación que se vivió el 1 de febrero de 2003, en una asamblea del PSOE en la que la entonces candidata a la alcaldía de Plasencia, Elia Blanco, fue acusada de haber golpeado con una silla a dos militantes. Una acusación que no se pudo probar y que fue retirada por los demandantes, pero que dio mucho que hablar en el aparentemente tranquilo Valle del Jerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos