El informe del Junquillo avisa a la Junta de su responsabilidad en posibles siniestros

Los servicios técnicos municipales aluden a 73 deficiencias, entre otras que la obra tiene «una mala ejecución» y la red de saneamiento no está en condiciones

MANUEL M. NÚÑEZCÁCERES. «
150 árboles secos. «las zonas verdes en general presentan un aspecto de abandono», se lee. ::                             A. M./
150 árboles secos. «las zonas verdes en general presentan un aspecto de abandono», se lee. :: A. M.

Minucias». Esa fue la palabra que utilizó el pasado 28 de septiembre Víctor del Moral para referirse a las cuestiones que seguían pendientes de resolver en el Junquillo. La urbanización era recepcionada por el Ayuntamiento, eso sí de forma provisional, y el consejero de Fomento hizo hincapié en que la prioridad era que las familias pudiesen irse a sus casas. Las hay que llevan esperando ese momento desde que se sortearon los pisos del Plan 60.000 en 2007.

Sin embargo, donde Víctor del Moral pone 'minucias' los servicios técnicos municipales hablan de algo muy distinto. Y con bastante más alcance. El informe que pasó por la comisión de Urbanismo recopila hasta 73 deficiencias a lo largo de ocho páginas. Tiene fecha del 25 de septiembre, tres días antes de que se produjese esa recepción condicionada. En el documento se advierte al Gobierno regional: suya será la responsabilidad de posibles siniestros que se produzcan.

La recopilación de incidencias va desde la ausencia de fusibles, contadores, suciedad o árboles secos a otras cuestiones de mayor calado como la persistencia de la Junta de Extremadura en un modelo de urbanización sobre el que ya fue advertida.

«Se estima que se asumen por parte de la Administración regional -señala el jefe e la inspección municipal- las responsabilidades que pudieran surgir de la siniestralidad que este punto pueda provocar». Se refiere al vial que conduce hasta el paso de la vía del tren, donde se observa un estrechamiento, recalca el estudio. «No se explica que conociendo este punto de conflicto se continuara con el diseño de la urbanización sin tenerlo en cuenta», se destaca.

El repaso que hacen los técnicos del Consistorio a la obra del Junquillo es completo. Han encontrado «un mínimo de 150 árboles secos», zonas verdes que «presentan un aspecto de abandono», áreas infantiles que incumplen la normativa vigente al carecer de cartelería informativa, o anomalías tanto en el alumbrado público como en la red de saneamiento.

Con relación a esta última se alude a un informe anterior con respecto al cual «se mantienen prácticamente la totalidad de incidencias». Es decir, pese a los continuos requerimientos por parte del Consistorio (la propia alcaldesa ha estado en contacto con las familias), la promotora Gisvesa se ha movido con escasa diligencia. Eso se deduce al menos de lo que refleja el técnico en su informe en el que recuerda que la dirección de obra no certifica que la red se ha ejecutado correctamente. «No parece muy justificable -concluye- realizar una obra nueva con una mala ejecución y en lugar de acometer las reparaciones oportunas, valerse del papel para hacer unos cálculos hidráulicos que den como resultado (...) que lo mismo da un tubo circular que uno ovalado». Critica que el nivel de exigencia sea mínimo: «Dan lo mismo muchos aspectos técnicos puesto que 'todo' tiende a funcionar y mantenerse 'en pie'», y se entrecomilla.

El mismo informe contradice al director de las obras ya que da por hechas algunas actuaciones que los técnicos municipales y los de Acciona han comprobado que no se han consumado. Incluso subraya que han visto «justamente lo contrario». «Se puede concluir que la red de saneamiento ejecutada no presenta condiciones suficientes para su buen funcionamiento», se puede leer. Entre otras cuestiones, se cita la ausencia del informe favorable de la Demarcación de Carreteras del Estado sobre las glorietas de la urbanización en la N-521.

La alcaldesa es consciente de esa coyuntura. La descripción que hacen los técnicos en su trabajo fue asumida por Elena Nevado el mismo día de la recepción del Junquillo, en presencia del consejero: «No es definitiva. Quedan remates que ya son menores, árboles secos que habrá que reponer, tuberías que soterrar. Eso no impide que los vecinos puedan venir a sus casas. Hay condiciones de habitabilidad. Tenemos el compromiso del Gobierno d e Extremadura de reponer hasta el ultimo árbol que se haya secado», dijo.

El consejero hizo su propia definición de esos asuntos pendientes: minucias. PSOE e IU han denunciado esa situación. Pese a todo, los vecinos, la mayoría, lo tienen claro. Lo único que quieren es irse a vivir a sus casas cuanto antes.