PepsiCo convierte a la región en su gran productor europeo de cacahuete

El objetivo de la multinacional es cultivar 6.600 hectáreas en 2015; ya planta 1.200

C. J. VINAGRESAN PEDRO DE MÉRIDA.
Un técnico de Pepsico explica al ministro Arias Cañete las características del cultivo del cacahuete, ayer, en San Pedro de Mérida. ::                             BRÍGIDO/
Un técnico de Pepsico explica al ministro Arias Cañete las características del cultivo del cacahuete, ayer, en San Pedro de Mérida. :: BRÍGIDO

Lo que empezó como una prueba tiene visos de convertirse en un cultivo llamado a formar parte del paisaje cotidiano regional. Hace dos años, unos estadounidenses hablaron con agricultores de las Vegas del Guadiana. Querían que sembraran cacahuete. Se hicieron pruebas con notables resultados. Y las cuentas cuadraron por su rentabilidad.

Hoy en la región el cacahuete se extiende por 1.200 hectáreas de las 1.800 que controla entre España y Portugal la multinacional PepsiCo. Un líder del sector de la alimentación y bebidas, con una facturación mundial anual de 65.000 millones de dólares. Su marca más conocida es Matutano. Su objetivo de aquí a 2015 es que Extremadura sea su gran surtidor de cacahuetes en Europea aunque su transformación seguirá haciéndose fuera al menos a medio plazo, según el presidente de PepsiCo Iberia, Xavier Orriols.

En marzo, HOY contó como PepsiCo había fijado sus ojos en la región por sus suelos y las condiciones climatológicas y como en septiembre de 2011 se cosecharon las primeras 1.000 hectáreas de esta leguminosa que mejora el suelo y se complementa con el maíz y el arroz.

Ayer, en San Pedro de Mérida, la multinacional, con la presencia del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y del presidente de la Junta, José Antonio Monago, escenificó su plan de introducir el cacahuete como cultivo a gran escala en territorio europeo. La meta fijada es que se alcancen las 10.000 hectáreas en la Península Ibérica en los próximos tres años. Y, de ellas, 6.600 en Extremadura.

Detalles

Esas 10.000 hectáreas de cacahuetes, que equivalen a 10.000 estadios de fútbol, son las necesarias para que la compañía produzca anualmente las toneladas para autoabastecerse en Europa. Según la compañía, el proyecto beneficiará indirectamente a unos 1.000 trabajadores en el conjunto de las zonas.

Para la campaña de este año, de las 1.200 hectáreas cultivadas en la región, 1.100 están en las Vegas del Guadiana, a lo largo de parcelas de Madrigalejo, Don Benito, Guareña, San Pedro, Puebla de la Calzada, Montijo, Badajoz y Olivenza. Las otras 100 están en Navalmoral y Talayuela, donde se atisba como recambio al tabaco a corto plazo. Portugal y las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba, en mucha menor medida, son los otros centros de producción europeos.

José Antonio Monago aplaudió la elección de Extremadura como despensa europea del cacahuete y resalta que servirá para agrandar el peso de la agroindustria en el PIB regional.