Almossassa, mezcla de aromas y colores

Los pacenses pueden disfrutar de pasacalles y del mercado árabe, que esta edición ha ampliado su espacio La fiesta que conmemora la fundación de Badajoz celebra hoy su día grande

TANIA AGÚNDEZBADAJOZ.
Bailarinas y malabaristas amenizan la Plaza Alta, la Plaza San José o la Plaza de Santa María, donde se ubica el mercado árabe. ::                             C. MORENO/
Bailarinas y malabaristas amenizan la Plaza Alta, la Plaza San José o la Plaza de Santa María, donde se ubica el mercado árabe. :: C. MORENO

Al entrar estos días en la Plaza Alta, la Plaza San José o la Plaza de Santa María llama la atención el olor a cuero y especias. Esta mezcla de aromas junto con los colores de los productos que se ofertan en los puestos del mercado árabe hace olvidar el gris del cielo y el brillo del suelo mojado. Los nubarrones y la lluvia han sustituido este año al sol que ha acompañado en otras ediciones a Almossassa.

Esta fiesta se ha visto algo deslucida en esta ocasión por las condiciones meteorológicas. De hecho, la amenaza de precipitaciones ensombreció ayer en gran medida la inauguración de esta cita que conmemora la fundación de Badajoz. Las representaciones teatrales previstas para anoche tuvieron que ser suspendidas. Para compensar esta decisión hoy a las 12 horas habrá un pase de la obra 'El Encuentro' en la plaza Sáez de Buruaga (frente al Museo Arqueológico). La obra 'El sueño de Ibn Marwan' prevista para las 22.15 horas tampoco se representó y se desarrollará hoy a esa misma hora. Si hay suficiente público se realizará un segundo pase.

Los pasacalles musicales amenizaron las citadas plazas y las calles que las comunican. Bailarinas de la danza del vientre y malabaristas actuaron por la zona para animar a los asistentes, que se detenían a observar los puestos del mercado árabe. Este zoco cuenta con más de un centenar de puestos y como novedad este año se ha extendido a la Plaza de Santa María, junto al Museo de la Ciudad Luis de Morales. De esta manera habrá más espacio con el fin de permitir una mejor movilidad de los ciudadanos por este área.

En este mercado árabe se puede encontrar gran cantidad de artículos artesanales. Stands de ropa, complementos, jabones, un taller de madera, tenderetes en los que comprar alimentos extremeños, en los que hacerse tatuajes de henna o aprender caligrafía árabe, son algunas de las curiosidades que ofrece este año este peculiar zoco.

Además, también hay restaurantes en los que se sirve comida árabe así como teterías y establecimientos de repostería. Los más pequeños tienen un lugar reservado para el juego y el entretenimiento en la Plaza de San José. Este mercado es un espacio que trata de conseguir que los pacenses se encuentren con su pasado.

Hoy la fiesta continúa y esta parte del Casco Antiguo seguirá recordando a la ciudad el origen de Badajoz. Para esta jornada las previsiones meteorológicas mejoran ligeramente. La alerta por lluvias está desactivada y aunque el cielo amanecerá muy nuboso y con probabilidades de chubascos débiles, las precipitaciones irán disminuyendo a partir de mediodía.

Almossassa celebrará hoy su día grande con numerosas propuestas lúdicas y culturales. Además del mercado habrá representaciones teatrales, un concierto de música árabe andalusí y visitas guiada por los tramos restaurados de la Alcazaba y la Torre de Espantaperros.

Durante la inauguración, el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, destacó la consolidación de este evento. «Es una fiesta cada vez más conocida y que cuenta con un mayor apoyo tanto de la población como de las instituciones. Es una celebración que va incrementando su prestigio», explicó. Celdrán aseguró que esta cita trata de renovarse en cada edición y sorprender a los ciudadanos ofreciéndoles propuestas nuevas. «La intención es atraer cada vez a más público», indicó. El objetivo de la organización es superar los 100.000 visitantes que recibió el año pasado.

Prueba del éxito de esta iniciativa es que ayer, pese al mal tiempo, numerosos vecinos se acercaron al Casco Antiguo para disfrutar de la fiesta.

Rocío Prieto era una de las primeras personas en acercarse a esta zona. Valora positivamente la celebración de Almossassa y admite que este fin de semana acudirá al mercado árabe en más de una ocasión. «Es muy buena idea para que la gente, tanto de Badajoz como de fuera, conozca la historia de la ciudad», afirmó. Con ella coincide Virginia Vázquez, que se acerca cada año al zoco árabe. «Tiene muchos puestos con productos muy bonitos. Es lo que más me gusta», aseguró. El caso de Virginia Durán es distinto, que visitaba ayer por primera vez el mercado árabe. «Nunca había venido, porque no lo conocía. La verdad es que me ha encantado y sorprendido gratamente. Lo que más me ha llamado la atención ha sido los puestos de comida árabe, porque se puede probar productos y platos que no son de aquí», señaló.