El Congreso no debatirá la privatización del sistema sanitario

PP, CiU y PNV tumban una iniciativa de IU por ser «sectaria» e invadir competencias autonómicas

R. C.MADRID.

El PP, CiU y PNV mostraron su rechazo ante el Pleno del Congreso a tomar en consideración una proposición de ley de IU que pedía frenar la privatización del sistema sanitario que, a su juicio, está emprendiendo el Ejecutivo popular. Así, sin el apoyo parlamentario de estos tres grupos, la iniciativa de Gaspar Llamazares no consiguió el respaldo suficiente para salir adelante y poder iniciar su trámite parlamentario, al contar sólo con los votos a favor del PSOE, UPyD, BNG y Coalición Canaria-Nueva Canarias. Según el portavoz del PP, Manuel Cervera, IU habla en esta iniciativa «sin conocimiento» y utiliza «dogmas sectarios e ideológicos» para hablar de la gestión público-privada del sistema sanitario, que es «amplia» y afecta a todas las comunidades autónomas. «Hay conciertos que facilitan el acceso a los ciudadanos a la asistencia sanitaria, que reducen los tiempos de espera así como el tiempo de respuesta, que ayudan a aligerar los tiempos de choque o terapias domiciliares», defendió el parlamentario popular.

Mientras, desde el lado nacionalista, tanto PNV como CiU comparten que la iniciativa defendida por Gaspar Llamazares «invade» competencias transferidas a Euskadi y Cataluña, respectivamente. Emilio Olabarria, del PNV, dijo que votaría en contra a la toma en consideración de esta proposición de ley «con convicciones profundas» porque considera que la propuesta de la Izquierda Plural vulnera «aspectos troncales» de la competencia sanitaria del País Vasco, así como siete preceptos del Estatuto de Gernika, entre los que se encuentran aquellos referidos al funcionariado público o sobre la reorganización farmacéutica.

Por parte de CiU, Conxita Tarruella no compartió la iniciativa porque dice que, si se aprobara, «sería como cargarse el sistema de conciertos de Cataluña» y la sanidad se «hundiría», a pesar de esta colaboración público-privada. «No habría recursos y desde CiU creemos en dicha colaboración porque ambos tipos de gestión se complementan», resaltó.

Junto a la iniciativa de Llamazares se encontró la diputada socialista Gracia Fernández Moya, quien llamó a sus compañeros de Hemiciclo a «parar el tsunami del PP allá donde gobierna». A su juicio, el Gobierno popular con su política se está «cargando» uno de los pilares el Estado del Bienestar que garantizaba la equidad y la calidad de vida a los españoles.