Malpartida da su último adiós al exalcalde Antonio Jiménez

Quien fuera alcalde de la localidad durante 24 años falleció ayer víctima de un infarto

A.B. CÁCERES.
Antonio Jiménez Manzano en 2009. ::                             HOY/
Antonio Jiménez Manzano en 2009. :: HOY

La localidad de Malpartida de Cáceres ha dado esta mañana su último adiós a Antonio Jiménez Manzano, alcalde socialista del municipio entre 1983 y 2007, fallecido en la mañana de ayer víctima de un infarto a los 63 años de edad. El féretro fue trasladado a las 10 horas desde el tanatorio de Malpartida al Ayuntamiento donde los vecinos, amigos, compañeros del PSOE y familiares le han rendido un sencillo homenaje. Posteriormente, sus restos han sido trasladados al cementerio.

Jiménez, maestro jubilado, había salido ayer muy temprano a dar su paseo habitual cuando se sintió indispuesto y un vecino le ayudó a regresar a su domicilio. En el camino le sobrevino la muerte.

El Ayuntamiento, gobernado por el PP desde su retirada de la vida política, acordó ayer decretar dos días de luto en el municipio.

Su longevidad democrática en la alcaldía de Malpartida de Cáceres convirtió a Antonio Jiménez en uno de los regidores municipales más veteranos de Extremadura. Pudo desarrollar su actividad política también en la Diputación Provincial y perteneció igualmente a los órganos de gobierno de Caja Extremadura.

Además, cabe recordar de modo especial su contribución al desarrollo cultural (fue presidente de la Institución Cultural El Brocense), faceta que trascendería de los estrictos ámbitos de Malpartida de Cáceres. Así, cuidó que el artista Wolf Vostell se asentara en Los Barruecos y su antiguo lavadero de lanas para reunir su obra en un Museo, y promovió también la existencia en el pueblo de una casa museo dedicada a otro pintor sobresaliente como Juan José Narbón.

En suma, a Jiménez Manzano, hombre entregado a sus ideas socialistas, se le reconoce hoy como impulsor de un florecimiento cultural y social de Malpartida en los primeros años democráticos. En 2006, la inauguración del polígono industrial puso el broche final, según él mismo diría, a su gestión.

Como docente, desarrolló su tarea profesional en Barcelona, donde fue director del colegio Barón de Viver hasta 1980, año en que regresó a Extremadura.

Fotos

Vídeos