El CD Badajoz, condenado a Tercera

El club blanquinegro no paga lo adeudado a sus futbolistas a la AFE, que no hará oficial el descenso de categoría hasta el lunes El silencio de los propietarios enerva a los jugadores, afición, empleados y medios de comunicación

MARCO A. RODRÍGUEZBADAJOZ.
Gaspar, futbolista del Badajoz, en un partido en el Nuevo Vivero.  ::                             HOY/
Gaspar, futbolista del Badajoz, en un partido en el Nuevo Vivero. :: HOY

El silencio administrativo puede equivaler a un sí en el burocrático mundo de las administraciones públicas. En el gremio de propietarios de clubes de fútbol es todo lo contrario. Piensa mal y acertarás. Los dueños del CD Badajoz llevan días sin coger el teléfono, no ya a los medios, sino ni siquiera a su responsable de prensa. Ayer, a las 12.00 del mediodía, expiraba el plazo para pagar a la AFE lo adeudado a sus futbolistas, los 70.000 euros denunciados. De no hacerlo, estaba condenado al descenso administrativo a Tercera División. Salvo extraño milagro, no se ha efectuado ese pago y por tanto el club es carne de Tercera, aunque no se hará oficial hasta el lunes, cuando se firme el acta de la comisión mixta RFEF-AFE.

Como tantas otras cosas, no se había previsto que el plazo finalizara en un día inhábil, por lo que hasta el lunes no se conocerá al cien por cien si se ha realizado alguna transferencia, por ejemplo vía Banco de España, uno de los últimos recursos. «Este sábado se podía pagar pero hasta el lunes no podríamos saber si han llegado todos los ingresos, por lo que hasta que no se reúna la comisión y se firme el acta no será oficial», reconocían desde la Asociación de Futbolistas Profesionales. Así que hasta el lunes todo será oficioso.

Sea oficioso o no, el Badajoz tenía que pagar para eludir el descenso. No ha pagado, aunque a ciencia cierta no lo saben ni los empleados del club, los futbolistas o hasta algún consejero. Landa y Uriarte dilucidaban hasta última hora si hacer el ingreso y salvar la primera bola de partido. La segunda es inminente: el aval de 125.000 euros que exige la RFEF. Los propietarios siempre han mantenido la duda de arriesgar a poner el dinero y que en medio de la competición reciban la mala noticia del juzgado de tener que iniciar la liquidación. No obstante, son conocidos algunos casos del fútbol español, como el del Poli Ejido o el Alicante, en los que los equipos competían pese a tener la losa del proceso liquidatorio sobre sus cabezas. En el caso blanquinegro, se ha intentado obtener alguna garantía del juzgado de lo mercantil para que el recurso prospere o al menos dé paso a una nueva negociación del convenio tras la negativa de Hacienda y Seguridad Social, pero eso es muy complicado.

Durante la jornada se sucedieron innumerables rumores, casi ninguno confirmado pues los que tienen que hablar en el Badajoz no hablaban y los que deben aclarar dudas, AFE y federación, no trabajaban. Por ejemplo, se ha publicado que el Palencia contará con una moratoria. El silencio de los propietarios blanquinegros no ha sentado nada bien dentro y fuera del club. Los futbolistas del primer equipo, usuarios de las redes sociales, manifestaron su descontento por lo que entienden una falta de respeto. Solo Rafael Rojas, que no tenía la última palabra, atendió a los medios. «Para ir a los karts llamaron a toda la prensa de Extremadura, y para informar de lo verdaderamente importante se esconden...», señalaba el capitán Curro en su twitter. «Me parece a mi que te van a dejar morir», se lamentaba el canterano Álex Herrera. «Al final, los mismos perjudicados de siempre. Y los mismos engañadores, mentirosos y sinvergüenzas que no cumplen sus compromisos», señalaba otro peso del vestuario, Viyuela.

Todo lo contrario que el Puertollano, que a las 10.30 comparecía en rueda de prensa para comunicar que no podía pagar la deuda. En igual situación está el Ceuta, también castigado con el descenso, mientras que Denia y Palencia tendrán que esperar al lunes. De confirmarse el descenso pacense, la plaza vacante iría a parar en primer lugar a un club extremeño. Extremadura UD es el primero en la lista, pero además del precio que la federación le imponga tendría que pagar la media de lo adeudado por los clubes a la AFE, más de 200.000 euros. Su presidente, Diego Madera, anunció que si el precio es alto no iría a la subasta. La otra opción es el Díter, más ocupado ahora en su crisis que en aspirar a Segunda B. AFE y la Española este lunes darán oficialidad a los descensos y se conocerán las plazas a las que pueden aspirar los compradores. Será difícil encontrarlos en Extremadura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos