«La fiesta de los palomos que se quede»

Celdrán manifiesta que es una suerte y que está encantado con que Badajoz haya dado con este evento inesperado El alcalde defiende esta celebración y asegura que se mal interpretaron las palabras del edil

A. P. A.BADAJOZ.
«La fiesta de los palomos que se quede»

«Si tienen que colgar a este alcalde que lo cuelguen, pero esta fiesta que se quede». Así lo apuntó ayer el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, al ser preguntado por los periodistas durante la inauguración del Centro Cívico de la barriada de San Fernando sobre la opinión que le merece la celebración de Los Palomos.

Según recalcó, «a lo mejor se ha mal interpretado o expresado mal el concejal», en relación a las declaraciones del edil de Policía Local, Germán López Iglesias, en las que decía que «para un botellón en la Plaza Alta ni hacemos fiesta ni damos 2.500 euros», a lo que explicó que en realidad lo que intentaba era dar un consejo para que «una fiesta tan bonita no se pueda estropear, disminuir su calidad, ni su percepción por un abuso de eso -refiriéndose al macrobotellón-».

Por ello, quiso recalcar que él personalmente está «encantado» y que se ha demostrado que el equipo de Gobierno, «nunca ha estado en contra».

Sobre esto, añadió que si este evento se quiere interpretar como un error del alcalde, «que no lo fue, posiblemente fue una mala interpretación que se le dio o interesada, «da igual» ya que lo importante es el beneficio que está trayendo a la ciudad.

Así, destacó que Badajoz ha tenido una «excelentísima suerte» de dar con una fiesta inesperada, donde la ciudad responde, y gracias a la cual se le está dando a conocer de manera nacional.

Se trata, a su parecer, de una fiesta buena, generosa y popular a la que el Consistorio ha ayudado, con la que ha colaborado y con la que lo seguirá haciendo en adelante. «Ojalá pudiéramos tener una fiesta de estas cada quince días», añadió.

De esta manera, el alcalde de Badajoz reseñó que lo verdaderamente importante es que los hoteles han estado llenos y que los empresarios de la zona se han beneficiado económicamente de este evento. «Por lo demás, para eso está el Ayuntamiento, para subsanarlo», recalcó.

Macrobotellón

En relación al macrobotellón que tuvo lugar en la Plaza Alta criticado por el edil de Policía Local, manifestó que no apuesta por acabar con él de forma radical, «ya que sería imposible», pero si que ha pedido civismo a los ciudadanos con el asunto porque según considera puede traer problemas de salubridad y dañar la presentación a los visitantes. «A ver si podemos corregir esto y que el que venga pueda decir qué gusto de ciudad y de vecinos. Que la gente hable bien», indicó.