Descubren el secreto de la Virgen de Bótoa

El documento estaba en un hueco labrado en la imagen y ha sido hallado durante un proceso de restauración Un documento oculto en el interior de la talla revela el nombre del escultor que la talló en 1713

EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGABADAJOZ.
Descubren el secreto de la Virgen de Bótoa

Casi 300 años después de ser tallada, la imagen de Nuestra Señora de Bótoa ha dejado de ser anónima. El minucioso trabajo de restauración llevado a cabo en los talleres de Isaac Navarrete, en Jerez de la Frontera, ha sacado a la luz un documento en el que figura el nombre del escultor de esta talla. «En el año de 1713 Por setiembre me hizo Miguel Sánchez Taramas, Rueguen a Dios Por las animas y por la suyas es Ntra Señora de la encarnacion de Botoba».

El hermano mayor de Bótoa, Gonzalo Robles, ha confirmado el hallazgo y la noticia ha sido valorada de forma muy positiva por el académico y director del Museo Catedralicio de Badajoz, Francisco Tejada Vizuete, quien ha destacado que ese documento nunca antes había sido sacado a la luz. «Es milagroso que los xilófagos no hayan tocado ese papel».

La nota manuscrita en la que figura el nombre de Sánchez Taramas tiene el tamaño de una cuartilla y estaba alojada en una oquedad abierta en la espalda de la Virgen. Dentro no solo estaba ese escrito, sino que también había sido colocada la cabeza de una imagen anterior.

Tejada Vizuete asegura que en la restauración que se hizo en la década de 1980 no fue levantada la tapa, de ahí la importancia del descubrimiento. «Se trata de un buen escultor -señala Tejada Vizuete-, y también fue un buen ingeniero militar. La prueba está en que parte de la fortaleza de Ceuta es suya».

El académico prepara en estos momentos una investigación sobre Sánchez Taramas, pero adelanta que la obra de este escultor es fue destacada por el continuador de Solano de Figueroa. «Estamos en condiciones de afirmar que las imágenes que coronan el retablo de la Catedral de Badajoz son obras suyas y de su cuñado, Francisco Ruiz Amador».

Tejada Vizuete también sitúa a este artista en la creación de la casa del órgano de la Catedral de Plasencia, hecha a finales del XVII. «Esa es una obra realmente importante», dice antes de concluir que su mano también está presente en la imagen de San Lorenzo del retablo mayor de la parroquia que lleva el nombre de este santo en Cádiz. «Ahí se codea con buenos artistas sevillanos del momento».

El domingo se presenta

La restauración de la imagen de la Virgen de Bótoa se ha llevado a cabo casi por casualidad. De hecho, no figuraba en los planes de la hermandad esta actuación hasta que las camareras de la Virgen le pidieron al hermano mayor que buscara una solución al mal estado en que se encontraban las manos.

Un amigo le recomendó que se pusiera en contacto con el restaurador pacense Isaac Navarrete, afincado en Jerez de la Frontera, y así lo hizo. «Se trata de un especialista perteneciente a una familia que tiene mucha devoción a la Virgen de Bótoa y cuando vio la imagen nos dijo que era necesario hacer una restauración completa».

En condiciones normales, el importe habría sido más elevado, pero Navarrete ofreció un presupuesto que ascendía a 3.500 euros por tratarse de una Virgen a la que guarda especial cariño. «Incluso así, no era asumible para la hermandad, pero al final conseguimos el apoyo de Joyería Castellano de Badajoz, que se ha hecho cargo de la totalidad del importe».

La imagen fue llevada a Jerez de la Frontera el pasado 1 de diciembre y estuvo allí hasta el pasado domingo, cuando regresó a la ermita. «Las camareras ya han estado preparándola y podrá ser vista por todos los pacenses durante la eucaristía del próximo domingo, que se celebra a las 12 del mediodía».

Quienes acudan al templo también podrán ver el estado del camarín tras la recuperación de los estucados y la pequeña obra que se ha llevado a cabo para mejorar su estado. «Solo va a quedar pendiente la colocación de los nuevos focos, pero no hemos querido instalarlos hasta tener a la imagen, porque lleva pamela y eso podría haber provocado sombras», señala Robles.

La hermandad incluso está buscando soluciones para que el vidrio de seguridad que protege a la talla no provoque reflejos. «Creemos que va a gustar mucho, porque la imagen ha quedado como era en sus orígenes. Ha ocurrido lo mismo que sucede con la clásica mujer que se maquilla excesivamente. Cuando le han quitado esos añadidos ha quedado a la vista la Virgen auténtica», concluye Robles.

Francisco Tejada Vizuete cree que la noticia debe ser valorada y confirma la presencia de Sánchez Taramas en Badajoz. «En 1986 ya hablé de este escultor en la 'Historia de la Baja Extremadura' al referirme a la escultura del XVIII en la Baja Extremadura. Él interviene en el retablo mayor de la catedral de Badajoz, las imágenes secundarias son de su mano y la de su cuñado Ruiz Amador».

El estudio de este investigador ha concluido que Sánchez Taramas no era natural de Badajoz, sino de San Vicente de Alcántara, y que contrajo nupcias al menos en dos ocasiones, datos que figuran en el estudio que prepara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos