Los venta ilegal de coches se mantiene en Conquistadores

No siempre resulta fácil diferenciar entre el particular y el vendedor que utiliza la vía pública

A. GILGADOBADAJOZ.
Los venta ilegal de coches se mantiene en Conquistadores

No se trata de un concesionario ni de una exposición fija de vehículos en venta. Tan sólo es un aparcamiento amplio donde estacionan los vecinos de la urbanización Guadiana y los clientes del centro comercial Conquistadores. Pero que de la treintena de plazas que hay para estacionar, diez estén ocupadas por algún vehículo con un cartel -a veces dos- con la prestaciones y el precio de venta resulta más que sospechoso. Y más cuando se trata de una zona sobre la que en su día la Policía Local identificó como punto habitual empleado por vendedores de coches para utilizar la vía pública.

El pasado viernes había diez coches en venta aparcados de diferentes marcas, desde un Seat Ibiza o un todoterreno hasta un histórico Renault Cuatro. En todos los casos hay un número de teléfono como contacto, pero el número es diferente en cada vehículo. El detalle tiene su importancia porque una de las formas de identificar a un vendedor profesional de coches de segunda mano que utiliza la calle de un particular que vende su vehículo es precisamente que el mismo número de contacto se repita en diferentes vehículos estacionados por la ciudad.

La ley y la ordenanza de publicidad tratan de combatir a quienes hacen competencia desleal a los concesionarios, pero no siempre resulta fácil denunciarlos porque suelen escudarse en el papel de propietario habitual. Si la Policía Local, a través de los agentes de paisano, comprueban que una misma persona tiene en venta varios vehículos estacionados por la ciudad, el vendedor 'pirata' se enfrenta a una multa mínima de 300 euros y máxima de 600.

Además de eludir el pago de impuestos por las transacciones que se hacen, se valen del paso de público en determinados puntos de la ciudad.

Para intentar atajar este problema, la Policía Local realiza periódicamente campañas que prestan una especial atención a este problema. El objetivo es ahuyentar a los vendedores piratas y que no se extienda la idea de impunidad.

Además de los aparcamientos próximos al centro comercial Conquistadores, los agentes también suelen rastrear otras donde en su momento detectaron esta venta como los alrededores de los dos Carrefour - el de Valdepasillas y el de la carretera de Valverde- y en la calle El Viento del Cerro del Viento. También suelen verse cerca de la estación de autobuses y en las puertas de algunos talleres.

De todos estos puntos ya conocidos por los agentes, el de Conquistadores es el que se mantiene como punto el más utilizado. En el entorno de los dos Carrefour, se ve alguno, pero no suelen estar juntos, por lo que la teoría de que se trata de particular que vende el coche en este caso es más creíble.

Otro problema añadido para los agentes es que cuando se identifica un coche, la persona que aparece como propietaria muchas veces no es la misma que lo pone en venta, aunque evidentemente, ha dado su consentimiento para que un vendedor lo exponga en la calle para buscarle un comprador.

Cuando la Policía Local encuentre un coche perteneciente a un comercial de este tipo, los propios agentes lo llaman por teléfono para comunicarle que se ha levantado un acta preventiva y le invitan a retirar el coche del aparcamiento público que ocupa y el cartel de venta. En cada campaña de rastreo, los agentes suelen dar con más de 30 coches que los vendedores ilegales tienen por las calles de la ciudad.

En lo que se refiere a los talleres, muchas veces se trata de un acuerdo entre el propietario y el mecánico. El primero se ahorra paga la factura de la reparación y el segundo además de cobrar la reparación se embolsa un extra por la venta. Esta practica también la denunció en su día la Policía Local y algunos concesionario de la ciudad por la practica desleal que supone.

Según cuentan en un concesionario de la ciudad esta practica se inició porque vendedores de coches de pueblos cercanos empezaron a venir a Badajoz y dejar los coches durante algunos días en algún aparcamiento muy transitado. Explican además que ahora también hay más venta entre particulares. Antes poca gente tenía su coche en venta por apuros económicos. Ahora se trata de una salida muy recurrente.