La escuela taller asumirá el mantenimiento de los colegios

Chavales que estudian fontanería y electricidad en el centro de La Calzada reciben formación teórica

M. ÁNGELES MORCILLOMÉRIDA.
Un monitor de electricidad, con tres de sus alumnos, en la escuela taller Lusitania. ::                             BRÍGIDO/
Un monitor de electricidad, con tres de sus alumnos, en la escuela taller Lusitania. :: BRÍGIDO

Chavales que actualmente se forman en la Escuela Taller Lusitania podrán verse pronto en los colegios de Mérida arreglando ventanas, puertas, instalando equipos de megafonía o montando nuevas líneas de comunicación eléctrica.

Estos trabajos forman parte del programa de formación que reciben actualmente los 35 alumnos que se forman como carpinteros, electricistas y fontaneros en dicha escuela taller, situada en el Centro de Formación Municipal La Calzada. Exactamente hay 15 de la primera categoría, 12 fontaneros y ocho electricicistas. Más de la mitad, un total de 17, no tiene el título de la ESO y cinco de ellos son menores de edad.

Este es un programa de formación establecido en el que se pretende que los chavales puedan aprender trabajando. Reciben clases teóricas y periódicas de las distintas especialidades y obtienen un certificado de profesionalidad, titulación que se emite desde Formación para el Empleo.

Durante los seis primeros meses, los chavales tienen prácticas en los talleres de la escuela y clases teóricas en las aulas. Actualmente están inmersos en esta etapa. Reciben una beca por la que cobran 9 euros por hora al día. Una vez finalizados estos primeros meses, durante un año y medio son contratados por el Ayuntamiento, que les hará un contrato de formación por el cual cobrarán el 75% del salario mínimo, poco más de 400 euros.

A lo largo de este tiempo siguen aprendiendo el oficio para el que se forman pero ya en proyectos reales de obras.

Por eso, el programa de la Escuela Taller Lusitania tiene previsto intervenciones en todos los colegios públicos de primaria de la ciudad, centros en los que, de alguna manera, el Ayuntamiento tiene competencias en cuanto a su mantenimiento.

La directora de la Escuela Taller Lusitania, Gloria González, afirma que ya se ha reunido con los equipos directivos de los 17 centros para detallar los trabajos que se van a realizar en cada uno de ellos. En este momento se están terminando de cerrar las unidades de obras de los colegios.

Explica que, por ejemplo, los chavales que se formen en carpintería van a trabajar en dotaciones de mobiliario escolar, bibliotecas, mantenimiento de puertas, de ventanas, juegos infantiles.

En cuanto a las labores relacionadas con la electricidad, señala que desde los centros escolares ya le han solicitado mucho temas relacionados con la instalación de equipos de megafonía, porteros automáticos para abrir las puertas de entrada de los colegios, reparación de instalaciones eléctricas, instalación de circuitos eléctricos para mostrar en clases, preparación de paneles expositivos que vayan con luces.

De todas formas, Gloria quiere dejar claro que los chavales de la escuela taller no son mano de obra del Ayuntamiento, pues todas las tareas que desarrollen tienen que estar relacionadas con las unidades formativas del centro. «Lo que no vamos a hacer, por ejemplo, es tener a los chavales arreglando las puertas de todos los colegios».

Aparte, la propia escuela taller también será un lugar en el que puedan intervenir. Precisamente durante estos días están colocando varios frisos y tarimas de algunas de las estancias.