El Badajoz espera el 'efecto Sipo'

«Nos han recibido como héroes del país. La gente está muy agradecida. Nos llamaban la 'Roja' africana», señala el internacional por Guinea

J. P.BADAJOZ.
Sipo Bohale. ::                             PAKOPÍ/
Sipo Bohale. :: PAKOPÍ

El Badajoz espera contagiarse de ese espíritu que ha inundado de ilusión y esperanza las calles de la antigua colonia española. La brillante actuación de Guinea Ecuatorial, anfitrión y debutante, en la Copa de África ha revolucionado a todo un país. Los blanquinegros quieren dejarse llevar por esa burbuja positiva que trae Sipo Bohale -que además el domingo cumplía 24 años-, unas sensaciones que necesita recuperar el equipo de Moisés Arteaga. «Es algo muy bonito. Ha sido una pena que no haya podido jugar por la lesión, pero me quedo con la cantidad de gente que se ha volcado con la selección tanto en Bata como después en Malabo», relata el internacional ecuatoguineano del Badajoz.

Armando Sipoto Bohale Aqueriaco (Alicante, 5 de febrero de 1988) regresó el miércoles por la tarde a Badajoz y ayer se reincorporaba a los entrenamientos. Una microrrotura en la zona isquiotibial le ha impedido participar de este sueño que ha vivido el país de sus padres. «El último partido ya lo podía jugar, pero íbamos perdiendo y el míster decidió no sacarme. Pero ha sido una experiencia que pocos pueden vivir», apunta. La selección de Guinea Ecuatorial ha hecho historia en su primera participación en el campeonato africano. Ganó sus dos primeros partidos ante Libia (1-0) y Senegal (2-1), perdió el tercero frente a Zambia en la fase de grupos y Costa de Marfil le despertaba de este viaje alucinante en cuartos (3-0). Curiosamente sus dos únicas derrotas fueron ante los dos finalistas que lucharán por el título este domingo. «Nadie apostaba nada por nosotros y con la primera victoria ya estábamos en una nube. Luego con otro partidazo de Kily con su gol, también dio el primero, revolucionó a todo el país y a nosotros que estábamos en el banquillo».

Sipo reconoce que ha sido una sorpresa inesperada. «Había jugado antes amistosos ante 25.000 personas, pero nunca delante de los 45.000 que hubo en Malabo. El campo estaba lleno, se te ponía la piel de gallina y eso sin jugar». La hazaña de Guinea Ecuatorial ha sido seguida con gran expectación desde España. Un éxito sentido como propio por la presencia de once jugadores españoles o de nuestro fútbol. Bodipo (Deportivo), Randy (Las Palmas), Juvenal Edjogo (Sabadell), Raúl Fabiani (Alcoyano), Iván Bolado (Cartagena), Ekedo (del San Roque al Recre y cedido al Ceuta), Rui Fernando (UD Logroñés), David Álvarez 'Kily' (Langreo) y Daniel Vázquez Ebuy (Villaviciosa), además de Balboa (madrileño y en el Beira Mar luso). «Nos han recibido como héroes del país. La gente nos está muy agradecida por lo que hemos hecho. Nos llamaban la 'Roja' africana. Para muchos esta experiencia va a suponer una posibilidad de dar el salto», expone el jugador del Badajoz. «Antes -añade- no había tanta expectación. Ahora todos están volcados por y para el fútbol. Están muy contentos con nosotros. Nos esperaban después de los partidos en el hotel».

Sipo nació en Alicante, aunque sus padres son de Malabo. Antes de ser reclutado por el combinado ecuatoguineano nunca había estado en el país de donde son sus raíces. «Fui la primera vez con 17 años para jugar con la selección. No pensaba que algún día iba a ir allí ni de vacaciones».

Ya recuperado de su lesión, apunta que estaba al tanto de su equipo. «Cuando caímos eliminados solo quería regresar para ayudar al Badajoz». Su ausencia por la Copa de África coincide con las cuatro derrotas consecutivas. «Espero ser el talismán y que la mala racha se acabe ya».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos